Público
Público

El Twoday Festival congrega a unas 2.000 personas en Valladolid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Twoday FestiVal congregó anoche a algo más de 2.000 personas en el Pabellón de la Feria de Muestras Valladolid, donde tuvo lugar un recital en el que participaron 11 grupos vinculados a la escena más alternativa del panorama internacional.

La velada comenzó puntual, con una afluencia de público generosa y dispuesta para disfrutar de la mezcolanza entre rock, folk y country de los vallisoletanos Arizona Baby, en la que fue una sobria y familiar actuación a pesar de los graves problemas de acústica del recinto.

A la banda local, encargada de dar el pistoletazo de salida a algo más de seis horas de música, le siguió Zahara, con temas de su primer disco "La fabulosa historia...". La calidez y la cercanía de su voz, armónica y casi en forma de susurros líricos, fue celebrada y reconocida, sobre todo con su tema "Merezco".

Tras Zahara, le llegó al turno a otra solista, La Bien Querida, con su repertorio de "Romancero". Poesía sonora declamada a corazón abierto por Ana Fernández-Villaverde, una artista que emerge en el pop-indie nacional y que cautivó a los asistentes con canciones como "De momento abril".

A continuación, el grupo sueco Billie The Vision and The Dancers ofreció un recital pegadizo a más no poder. Un pop apoyado en el folk sinuoso, llevadero e histriónico que alcanzó su culmen con la celebérrima "Summercat", popularizada por una conocida marca de cerveza durante el pasado verano. Entonces se desató la locura.

Después, el veterano grupo Lagartija Nick presentó las canciones de su último trabajo, "Las marcas de mi larga duración", del que se desprende un pop-rock meloso.

Christina Rosenvinge, mientras, realizó un repasó somero por los temas más frescos y sinceros de su último trabajo, "Tu labio superior".

Después, Russian Red, con el hipnotismo de sus canciones y su presencia cuasi infantil sedujo a los allí presentes con la pureza que destilaba cada uno de los temas de su primer disco.

A esta solista le sustituyó sobre los escenarios el grupo catalán Sidonie, que repasó los temas de su disco más reciente, "El incendio". Su pop-rock psicodélico caló de lleno en el público y caldeó el ambiente para recibir al siguiente artista. Con "Fascinado", de su anterior disco, encandiló al público.

Más tarde, apareció en escena Iván Ferreiro, ex líder de Los Piratas, y uno de los más aclamados y esperados. Su rock maduro sustentado en sus letras profundas desató el delirio en el recinto ferial, provocando el éxtasis en el público. protagonizó el mejor momento del festival.

Tras él, el grupo escocés Camera Obscura sorprendió con su tremendo directo, la sonoridad del mismo, de cada uno de sus instrumentos y de la grandiosa voz de Tracyanne Campbell.

Para finalizar, Second puso el broche perfecto al festival con la contundencia de sus guitarras y la emotividad de su acústica, repleta de pulcritud.