Público
Público

La UA dice que resolución de la ONU no autoriza bombardear Libia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Africana no tiene la misma interpretación de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que justifica la intervención de la OTAN en Libia, dijo hoy en Malabo el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

"Nuestra comprensión de esta resolución es diferente de la de los demás. No dice que hacia falta bombardear Libia, sino proteger el espacio aéreo del país", afirmó Zuma, quien ejerce de presidente del comité ad hoc de alto nivel de la UA sobre Libia.

Zuma tomó la palabra en el acto de clausura hoy de la 17 cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la UA cuyos trabajos centraron sobre la crisis libia.

"Hemos entregado propuestas nuestras a las dos facciones y todo parece indicar que muy pronto vamos a pasar a una etapa de pacificación y estabilización de Libia", comentó Zuma, quien dijo que en breve comenzarán las discusiones en Adis Abeba entre protagonistas de la crisis en este país.

Según un documento hecho público por el comité ad hoc, el dirigente libio, Mohamar Gadafi, no participará en dichas discusiones.

"Lo que está pasando en Libia es una guerra impuesta a ese país", dijo en su discurso de clausura el jefe del Estado guineano, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, quien abogó por "reformas administrativas y políticas para permitir al pueblo libio gozar de sus derechos y políticos.

"La Unión Africana reconoce las reivindicaciones del pueblo libio de gozar de sus derechos fundamentales", añadió Obiang Nguema.

"La UA va a luchar para que haya una sola libia, solidaria", recalcó Obiang, que lamentó las discrepancias entre dirigentes africanos sobre los grandes asuntos que sacuden el continente y el mundo.

"La voz de África no se escuchará mientras tengamos opiniones discrepantes e intereses diferentes", opinó a ese respecto.

Por otra parte, Obiang Nguema abogó por aumentar la presencia de África en seno de las Naciones Unidas, sobre todo en la necesidad tener un escaño en el Consejo de seguridad con derecho de veto "para defender los intereses de nuestro continente".