Público
Público

La UA vuelve a pedir a la ONU un aplazamiento del proceso contra Al Bachir en la CPI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Africana (UA) volvió a pedir hoy al Consejo de Seguridad de la ONU que "se aplace el proceso iniciado por la Corte Penal Internacional (CPI)" contra el presidente de Sudán, Omar Hasan Al Bachir, acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad.

Un proceso internacional contra Al Bachir tendría "peligros asociados en el contexto de la búsqueda de la paz para Sudán", recalca un comunicado difundido hoy por la UA, que pide "al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que aplace el proceso iniciado por la CPI haciendo uso del Artículo 16 del Estatuto de Roma".

El pasado miércoles, la cámara de apelación de la CPI decidió revisar la orden de detención contra Al Bachir, dictada en marzo del año pasado por el asesinato de 35.000 personas y la muerte por hambre y enfermedad de más de 300.000 en Darfur, en el oeste de Sudán, desde 2003, para examinar si se le puede acusar de genocidio.

Según la UA, que pidió un aplazamiento de la acción judicial contra Al Bachir en julio y septiembre de 2008, lo que reiteró cuando se dictó la orden de captura contra él, "la justicia se debe perseguir de forma que no sea perjudicial para la búsqueda de la paz. La última decisión de la CPI hace todo lo contrario".

La Unión Africana critica que "la decisión (de la CPI) se produce en un momento de la historia de Sudán muy particular", ya que en abril de este año se deben celebrar en el país unas elecciones generales y en enero de 2011 está previsto organizar un referéndum sobre la independencia del sur del país.

"Para la Unión Africana, que estos procesos se celebren exitosamente y que se implemente el Acuerdo de Paz Global -firmado en Sudán en enero de 2005 tras 21 años de guerra civil- es extremadamente importante", recalca el organismo panafricano, que cree que la decisión de la CPI puede provocar inestabilidad.

"El objetivo final es la transformación democrática de Sudán", por lo que la Unión Africana, "que fue la primera en asumir responsabilidades para la paz y la protección del país, continuará comprometida con la situación, puesto que la crisis sudanesa es también una crisis de África".

"La Unión Africana confía en que, con la ayuda de la comunidad internacional, el pueblo de Sudán tendrá la capacidad de superar sus diferencias y acelerar su persecución de la democracia y el desarrollo", afirma la organización.

Sudán sufrió, hasta la firma del Acuerdo de Paz Global en 2005, 21 años de guerra civil, la más larga de África, entre el Gobierno de Jartum y la guerrilla independentista sureña del Ejército de Liberación Popular de Sudán (SPLM).

El conflicto en Darfur se inició cuando grupos insurgentes se levantaron en armas en febrero de 2003 contra el régimen de Jartum en protesta por la pobreza y la marginación que sufren la región.

En el conflicto han muerto cerca de 300.000 personas y otros dos millones y medio se han visto obligados a abandonar sus hogares, según cálculos de la ONU.

En marzo de 2005, el Consejo de Seguridad de la ONU refirió a la CPI la situación en Darfur, para que la fiscalía investigase presuntos crímenes de guerra cometidos en esa región sudanesa.

En 2007, a CPI emitió órdenes de arresto contra el ministro de Asuntos Humanitarios de Sudán, Ahmad Mohamed Harun, y el líder de la guerrilla "yanyauid", Ali Kushayb, acusados de cometer crímenes de lesa humanidad.