Público
Público

UBS pagará una multa de 1.170 millones por el escándalo de los tipos de interés

El banco suizo anuncia el despido de unos 40 trabajadores  por tener "un comportamiento inaceptable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El banco suizo UBS ha llegado a un acuerdo con las autoridades de EEUU, Suiza y Reino Unido por el que se compromete a pagar unos 1.400 millones de francos suizos (1.170 millones de euros) para dar carpetazo a las investigaciones abiertas a nivel internacional por la manipulación del índice interbancario Libor —un índice que se fija a diario en Londres y es referencia para las transacciones financieras en todo el mundo—, una cantidad que triplica los 450 millones de dólares (347 millones de euros) pactados en junio por Barclays en relación con esta cuestión.

Asimismo, como parte de este acuerdo, la filial japonesa de la mayor entidad bancaria de Suiza ha aceptado a propuesta del Departamento de Justicia de EEUU declararse responsable de un fraude electrónico relacionado con la manipulación de determinados índices de referencia, incluyendo el Libor en yenes.

En concreto, la entidad helvética abonará 160 millones de libras (197 millones de euros) a la Autoridad de Servicios Financieros (FSA) de Reino Unido y 59 millones de francos suizos (50 millones de euros) al regulador helvético, así como otros 1.200 millones de dólares (923 millones de euros) a las autoridades de Justicia y Comercio de EEUU.

Entre las conductas sancionadas en estos acuerdos se menciona que varios empleados de UBS manipularon la información enviada sobre varios indicadores de referencia para beneficiar sus posiciones de negociación.

'No hay cifra de beneficio que sea más importante que la reputación de esta firma', aseguró el consejero delegado del banco

Además, varios empleados de la entidad suiza y el propio banco colaboraron con otras entidades e intermediarios para influir en dichos índices y sacar partido de ello.

'Durante el curso de las investigaciones descubrimos un comportamiento inaceptable por parte de algunos empleados, cuya conducta no refleja los valores de UBS', declaró el consejero delegado del banco, Sergio Ermotti, quien subrayó la plena cooperación que ha mantenido UBS con las autoridades durante las investigaciones.

'Lamentamos profundamente estos comportamientos inadecuados. No hay cifra de beneficio que sea más importante que la reputación de esta firma', aseguró.

Por su parte, el presidente de UBS, el exconsejero del BCE y expresidente del Bundesbank, Axel Weber, subrayó que la entidad tendrá 'tolerancia cero' los comportamientos inadecuados.

Y del dicho al hecho; Ermotti anunció que va a despedir a entre 30 y 40 empleados como consecuencia del escándalo.  El máximo dirigente del organismo se declaró 'decepcionado' por el escándalo y por 'el comportamiento inaceptable de algunos empleados', razón que justifica plenamente los despidos, señaló.

Como consecuencia de estos acuerdos y tras analizar la actividad del banco en lo que va de trimestre, UBS adelantó que prevé registrar pérdidas por importe aproximado de entre 2.000 y 2.500 millones de francos suizos (1.655 y 2.070 millones de euros) en el cuarto trimestre.

Este resultado negativo se explica principalmente por las provisiones de 2.100 millones de francos suizos ( relacionadas con asuntos judiciales, incluyendo la investigación del Libor y denuncias por la comercialización de productos respaldados por hipotecas residenciales, así como de otros 500 millones de francos suizos por cargos de reestructuración y ajustes en el valor de la deuda de la entidad por valor de 400 millones de francos suizos. Hechos todos los descuentos, UBS cree que, en el conjunto del 2012, obtendrá un beneficio antes de impuestos de entre 2.500 y 3.000 millones de francos (2.070 y entre 2.484 millones de euros).