Público
Público

Los ucranianos entierran la Revolución Naranja

La derrotada Timoshenko denuncia "fraude electoral"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los primeros resultados del escrutinio en las elecciones de Ucrania apuntaban claramente al triunfo del candidato opositor, el prorruso Víctor Yanukóvich, con una clara ventaja sobre la actual primera ministra, Yulia Timoshenko, quien, tras cerrarse los colegios electorales, ya anunció que se habían cometido, en opinión de su partido, 'fraudes masivos'.

Yanukóvich, a quien los sondeos a pie de urna daban una ventaja de cinco puntos porcentuales, casi doblaba ese resultado con el 85,02% de los votos escrutados y lograba un 48,4% de los sufragios, según la Comisión Electoral Central (CEC). Timoshenko obtenía un 45,86%.

Sin embargo, la venta entre ambos candidatos se ha ido reduciendo según avanzaba el escrutinio de los comicios presidenciales. De ese modo, El estrecho margen entre los dos aspirantes a suceder al presidente saliente, Víctor Yúschenko, promete largas batallas judiciales por cada acta electoral, a juicio de todos los analistas.

Según la encuesta del canal ucraniano ICTV, un decisivo 5% del electorado habría votado en contra de ambos candidatos. En todas las encuestas se repite el mismo margen: un 5% de votantes que habrían votado a la opción 'contra todos' (equivalente a votar en blanco), un 5% vital para la remontada de Timoshenko o para consolidar la victoria de Yanukóvich, que en la primera vuelta aventajaba a su oponente por un holgado 10%.

'Lamentablemente, han sido unas de las elecciones más sucias' 

Yanukóvich recuperaría así el poder que perdió en 2004, cuando las protestas masivas en las calles por el fraude electoral, que se conocen desde entonces como la Revolución Naranja, forzaron a anular los resultados y allanaron el camino para que Timoshenko ocupara la jefatura del Ejecutivo.

La primera ministra se debatía anoche entre relativizar los sondeos 'los resultados de los sondeos a pie de urna son sólamente sociología...; la diferencia está dentro del margen de error sociológico', dijo y apuntar al fraude electoral. 'Lamentablemente, han sido unas de las elecciones más sucias. No pudimos evitar falsificaciones importantes', señaló Alexander Turchínov, su jefe de campaña.

La participación fue baja. Aún no se han difundido los datos de toda la jornada pero, tres horas después de la apertura de los colegios, la participación era de 13,67%.

Se puede dar casi por hecho que Timoshenko impugnará los resultados ante la Corte Suprema. Desde la CEC se daba por sentado que, sin una ventaja superior al 10% y la conformidad inmediata e inequívoca de los observadores internacionales, cualquiera de los dos candidatos apelaría a la corte.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y el resto de grupos de observadores internacionales no se han pronunciado todavía sobre la transparencia de los comicios.

Una hora después de cerrarse los colegios y de conocerse los primeros sondeos a pie de urna, la plaza de Maidan, escenario de la Revolución Naranja en 2004, estaba vacía. En una pequeña pista de hielo en un lateral de la plaza, unos jóvenes patinaban ajenos a los resultados.