Publicado: 19.04.2015 19:12 |Actualizado: 19.04.2015 19:12

La UDEF tiene sobre
la mesa 250 casos

La unidad de la policía que se ocupa los delitos económicos cumple 10 años, en los que ha investigado no sólo grandes casos de corrupción sino también fraudes y estafas de todo tipo. "Cada vez más por Internet", dicen sus responsables.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un Jefe de grupo de la UDEF ante el organigrama de la estructura de una se sus investigaciones. E.P.

Un Jefe de grupo de la UDEF ante el organigrama de la estructura de una se sus investigaciones. E.P.

MADRID.- Hasta hace no mucho eran unas siglas desconocidas por la mayoría, pero la presencia de políticos en sus investigaciones le otorgaron rápidamente un papel protagonista, especialmente durante la crisis. Del caso Malaya a la trama Gürtel o las actividades del clan Pujol, esta unidad policial cumple ahora 10 años de lucha contra la delincuencia económica con 250 casos abiertos. "Pero no es sólo corrupción", advierten sus responsables. 

Ni a la entrada de sus instalaciones ni al recorrer sus pasillos se aprecia ningún cartel de advertencia como el del mítico estadio del Liverpool que diga "This is UDEF" a modo de consigna. No obstante, basta afinar la vista y fijarse en el nombre de alguna de las decenas de carpetas que se apilan en las estanterías de grandes dimensiones. El contenido de alguna de ellas mereció ríos de tinta en los periódicos, pero hoy son un legajo más, rodeado de multitud de casos que nunca trascendieron a la opinión pública, seguramente a falta de algún apellido ilustre en sus informes.

Falsificación de moneda, fraude con tarjetas de crédito, blanqueo de capitales, estafas de todo tipo como las cartas nigerianas o timos, "cada vez más", a través de internet. También hay fraudes a la Seguridad Social como el que este mes provocó la desarticulación de una trama que había estafado 13 millones de euros. El catálogo de investigaciones de la UDEF es amplio, cabe desde un ex presidente de la CEOE hasta el líder del clan Los Miami, Álvaro López Tardón, a quien le encontraron 25 millones de euros en metálico escondidos bajo el suelo de su casa. Hoy cumple una condena de 150 años en EEUU.



Quizá por este motivo en la UDEF no dudan cuando se les pregunta por el caso Bárcenas: "un caso más". Añaden que incluso en el nivel de documentación generada no es de los más grandes, aunque "ahora es casi todo digital", advierten. No lo era aún en tiempos de la operación Malaya, cuyos legajos descansan en un armario en el mismo despacho del responsable de la unidad.

Aquella fue la primera gran operación tras su fundación en 2005 bajo el gobierno Zapatero, aunque la primera realmente fue la 'Operación Sugar', un caso de blanqueo vinculado con ciudadanos británicos.

Esta unidad mantiene en la actualidad 250 investigaciones abiertas, repartidas entre sus despachos en los que hay un 65% de investigadores con Licenciatura universitaria. "En los años 80, dentro de la Policía Judicial, los grupos más prestigiosos eran los de atracos, había muchísimos. Los que se dedicaban a estafas y estas cosas, que requerían mucho tiempo y esfuerzo intelectual, eran un poco friquis, se ponían hasta corbata, habían estudiado en la universidad", relata entre risas el comisario responsable jefe de todos ellos.

Las instalaciones de la UDEF cuentan con numerosas estanterías como esa en las que se acumulan multitud de legajos de investigaciones. E.P.

Las instalaciones de la UDEF cuentan con numerosas estanterías como esa en las que se acumulan multitud de legajos de investigaciones. E.P.

En cualquier caso admite que eso ahora ha cambiado mucho y que la Policía cuenta en la actualidad con mucho donde elegir, incluso entre la cantera. No oculta que buscan entre los que llegan a la Academia aquellos que cuenten con estudios o experiencia en Empresariales, Economía o Derecho principalmente. También que hablen inglés --"el idioma del Business internacional"-- otra característica común en la mayoría de funcionarios de la Unidad. "Lo primero que se tiene en cuenta es que les guste estar. Y la gente no tiene miedo, ahora mismo es uno de los destinos más prestigiosos".

La UDEF no partía de cero porque la Policía siempre había tenido grupos dedicados a la Delincuencia Económica. Operaciones, por ejemplo, contra el blanqueo de dinero de los grandes narcos gallegos ya eran una realidad, pero el nacimiento de la UDEF significó el establecimiento de una estructura.

Está la Brigada de Investigaciones del Banco de España, dedicada a la falsificación de moneda principalmente, la integran 18 funcionarios; la Brigada de Inteligencia Financiera, formada por 20 agentes y está integrada en el SEPBLAC, organismo creado tras la ley de blanqueo donde se reportan todas las operaciones sospechosas; la Brigada de Delincuencia Económica con 90 funcionarios y la Brigada de Blanqueo y Corrupción formada a su vez por cuatro secciones: dos de blanqueo y corrupción y una de fraude fiscal y otra de investigación patrimonial.

En torno a 300 investigadores forman la unidad a la que recientemente ha llegado un refuerzo de 30 agentes nuevos. "Cualquier grupo de trabajo siempre pide más gente, pero eso no es la solución. Todo ha de tener un coto, no puedes hacer unos organismos centrales sobredimensionados y la gente de la UDEF en Barcelona, en Sevilla, Málaga, Zaragoza... también sabe investigar", dice el comisario para quien la clave es que "quien vaya entrando, coja el estilo propio de la casa".

Despacho del comisario responsable de la UDEF. Por esa mesa han pasado las investigaciones policiales más sensibles de los últimos años. E.P.

Despacho del comisario responsable de la UDEF. Por esa mesa han pasado las investigaciones policiales más sensibles de los últimos años. E.P.

Es habitual la celebración de cursos y seminarios sobre métodos de investigación al que acuden fiscales, jueces o inspectores de Hacienda para impartir charlas y enseñar esa metodología. Y luego están las fuentes de información, tanto las que se analizan sesudamente en el despacho como las que se buscan en la calle o directamente llaman a la puerta con ganas de contar.

Lo más común es recibir correos electrónicos, hay quien se identifica sin problema y otros que no. La popularidad adquirida por la UDEF en los últimos años ha significado también un incremento de colaboraciones. Algunas llegan a nombre del propio responsable de la Unidad. A veces llegan datos que sirven para abrir una investigación y otras veces no sirve para nada.

Luego están los días de operación, algunas con un número de detenidos que supera el centenar como el caso de la Operación EDU sobre el fraude en los cursos de formación en Andalucía. Se preparan días antes con un breafing en el complejo policial del Canillas donde se fijan los objetivos y se planifica la estrategia. El asunto patrimonial es prioritario y muchas veces se logra recuperar el dinero defraudado o blanqueado, aunque es imposible calcular una cifra.

Raro es el día que la UDEF no ocupa un espacio destacado en los periódicos. "Aquí leemos los periódicos, no tememos queja, la opinión que tiene la gente de la UDEF es buena, no se transmite mala imagen". Sobre las acusaciones de policía política la respuesta de la UDEF es tajante: "aquí nunca ha entrado ningún político". Para dar órdenes, se entiende.

Si los compañeros del detective Jimmy McNulty en la popular serie de televisión policíaca The Wire concluían que lo suyo no era una guerra "porque las guerras al menos un día se acaban", en la UDEF aseguran que tampoco están en guerra contra nadie. No obstante, se resignan a asumir que siempre existirá el delito y también el delito económico, aunque no se oculta que ayudaría la desaparición de los paraísos fiscales, aunque sólo fuese por su escasa colaboración con las investigaciones.

"La investigación de blanqueo y delincuencia económica es transversal a casi todos los delitos porque la mayoría no delinque por gusto, sino para conseguir dinero. Luchar contra ese componente económico es la mejor manera de reducir el crimen organizado", palabra de UDEF.