Público
Público

La UE abre una cumbre que condenará la conducta rusa en Georgia, pero sin sanciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes de la Unión Europea (UE) comenzaron hoy una reunión extraordinaria en Bruselas en la que pretenden expresar su total rechazo a la conducta rusa en Georgia, aunque no llegarán a la imposición de sanciones.

"No aceptamos la conducta rusa, pero no es el momento de sanciones", declaró a los medios la presidenta de Finlandia, Tarja Halonen, a su llegada a la cumbre.

"No veo las cosas en términos de sanciones", coincidió con ella el primer ministro belga, Yves Leterme.

Los Veintisiete tienen previsto condenar el uso desproporcionado de la fuerza por parte de Rusia, la violación de la integridad territorial de Georgia y el reconocimiento por Moscú de la independencia unilateral de las regiones secesionistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia.

Los gobernantes europeos examinan un documento de conclusiones de diez puntos en el que instan a Rusia a tener un "comportamiento responsable" y "fiel al conjunto de sus compromisos".

"La Unión permanecerá vigilante", advierte el borrador, que fija como horizonte para esa evaluación del comportamiento ruso la próxima cumbre bilateral que ambas partes tienen previsto celebrar el 14 de noviembre en Niza (Francia).

En función de cómo evolucione la situación y de si Rusia respeta o no todos los compromisos contraídos en el plan de paz de seis puntos negociado por la Presidencia francesa de turno de la UE en agosto, los Veintisiete "podrían tomar decisiones" sobre la continuación del diálogo con Moscú en torno al futuro de las relaciones bilaterales.

Según el borrador de conclusiones, los líderes europeos consideran que "la crisis en Georgia ha situado la relación entre la UE y Rusia en una encrucijada".

Pero, admiten, "no existe alternativa deseable a una relación fuerte (entre la UE y Rusia), fundada en la cooperación, la confianza y el diálogo, dentro del respeto del Estado de derecho y de los principios reconocidos por la Carta de Naciones Unidas y por la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa)".

La Unión se declarará hoy "gravemente preocupada" por el conflicto abierto en Georgia, la violencia y el sufrimiento que ha originado y "la reacción desproporcionada de Rusia".

Igualmente, condenará "firmemente" la decisión unilateral de Rusia de reconocer la independencia de Abjasia y Osetia del Sur.

"Esta decisión es inaceptable", destacará el Consejo Europeo, el cual instará a todos los demás Estados a no reconocer esas independencias.

Los líderes de la UE recordarán a Moscú que "todo Estado en Europa tiene derecho a decidir libremente su política exterior y sus alianzas, en el respeto del derecho internacional y de los principios de buena vecindad y cooperación pacífica".

Los Veintisiete se mostrarán dispuestos a participar, con presencia sobre el terreno, en el mecanismo internacional de supervisión, destinado a reemplazar las medidas adicionales de seguridad permitidas transitoriamente a las fuerzas rusas dentro de la zona adyacente a Osetia del Sur.

También consideran la posibilidad de enviar su propia misión de observación.

Por lo que respecta a Georgia, el Consejo Europeo se declarará dispuesto a aportar una ayuda a la reconstrucción del país, "incluidas las zonas de Osetia del Sur y Abjasia".

Como reforzamiento de las relaciones con Tiflis, los Veintisiete están dispuestos a negociar la facilitación de visados para los ciudadanos georgianos y la puesta en marcha eventual de una zona de libre comercio "completa y profunda".