Público
Público

La UE se acerca a la recapitalización de la banca pero quedan flancos abiertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea se ha acercado hoy a un acuerdo sobre la recapitalización de la banca europea sistémica por unos 100.000 millones de euros, pero aún quedaban flancos y detalles abiertos, y España quiere además que se incorporen sus sugerencias.

El ministro polaco de Finanzas, Jacek Rostowski, y su homólogo británico, George Osborne, hablaban a la salida de la reunión del Ecofin de un "consenso" e incluso de un "acuerdo" sobre la recapitalización, después de que fuentes diplomáticas confirmaran horas antes de que se había logrado un principio de acuerdo para exigir a la gran banca un ratio de capital del 9 % y que las entidades tendrían que lograr 100.000 millones de euros en fondos.

No obstante, los ministros habían pactado no anunciar nada hasta que no esté cerrado todo el plan integral anticrisis.

"No tenemos acuerdo", señaló, sin embargo, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, en este sentido, aunque indicó que "el principio de acuerdo parece que se dibuja" y que "seguramente incorporará muchas sugerencias españolas".

Según algunas fuentes, España, Italia y Portugal tenían objeciones, pero Salgado dijo que "para nada" existe una oposición. "Lo que pasa es que nosotros hemos estudiado mucho el tema", agregó.

"Nosotros tenemos un 8 % y un 10 % entre nuestro capital, así que una cifra del 9 % estaría dentro de lo que nosotros consideramos que es razonable", sostuvo.

Sobre si se exigirá a la banca depreciar la deuda que tiene en su cartera, la ministra afirmó que "la hipótesis puede ser una valoración de mercado de determinados activos" y que en ese caso eso significaría una depreciación que "estaría por debajo del 2 %".

Se prevé que la recapitalización afecte al BBVA, el Santander, Caixabank, BFA-Bankia, y el Popular.

Queda por determinar qué tipos de activos se podrían considerar parte del capital de menor riesgo. España quiere que se incluyan las provisiones genéricas, que son abundantes en la banca española, y a los bonos convertibles.

"Lo que es importante es que solo afectaría a las entidades sistémicas y que por supuesto se tendrían en cuenta los híbridos de gran calidad", afirmó Salgado.

Aún falta por definir las condiciones y los detalles técnicos del papel del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) en la recapitalización, al igual que el modelo que se utilizará para aprovechar mejor su capacidad de intervención sin aumentar las garantías que aportan los 17 países de la eurozona.

La Comisión Europea quiere que las entidades acudan primero al mercado para financiarse, después a la ayuda estatal y solo en última instancia al FEEF, pero el orden todavía no está acordado y hay diferencias entre los países, siendo Francia uno de los países que aboga por explotar el fondo temporal de rescate al máximo.

España también defiende que la banca intente recabar financiación en el mercado. "Eso es lo ideal", sostuvo Salgado.

Tampoco está definido todavía el plazo que se dará a la banca para recapitalizarse. La intención de la Comisión es darle entre tres y seis meses, pero otras fuentes defienden que sean nueve.

La recapitalización pretende proteger a la banca de un eventual impago de la deuda griega y de un contagio de la crisis a Italia y a España, para lo que la eurozona también quiere revisar el segundo rescate a Grecia y reforzar el FEEF para que tenga la "artillería" suficiente para ayudar a economía más grandes.

La canciller alemana, Angela Merkel, exigió hoy a España e Italia mayores esfuerzos y nuevas reformas para reducir la deuda, pero el Gobierno español le ha recordado que "no hay legislatura ya en este momento" y "el Parlamento cerrado".

Berlín quiere evitar un uso demasiado fácil del FEEF porque cree que desincentivaría a los países a poner en orden sus finanzas.

Francia, que quería dar una licencia bancaria al FEEF para que éste tuviera acceso ilimitado a los recursos del Banco Central Europeo (BCE) ha renunciado esta exigencia.

Actualmente hay dos modelos posibles: que el fondo avale parte de la deuda a países con problemas o que se cree un Vehículo de Propósitos Especiales para atraer a inversores privados.

El último punto que queda por cerrar es el de las pérdidas mayores que tendrá que asumir el sector privado en el segundo rescate de Grecia, aunque el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha afirmado hoy que se ha acordado que se necesitará una contribución "sustancial" de los acreedores. Las dos opciones que hay sobre la mesa: condonar el 50 % o el 60 % de la deuda.

En todos estos puntos trabajarán mañana los líderes de la UE y de la eurozona en sendas cumbres para intentar cerrar hasta el miércoles su plan integral anticrisis.