Público
Público

La UE acuerda al fin limitar los bonus de los banqueros

EEUU retira la tasa bancaria de 15.500 millones con la que iba a pagar la reforma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea se ha puesto finalmente de acuerdo para poner limitaciones a los bonus que cobran los banqueros. Su intención es evitar que los ejecutivos de las entidades asuman riesgos indebidos sólo para elevar su retribución sin importarles el futuro de la empresa ni, mucho menos, el sistema financiero.

Tras meses de tiras y aflojas, los representantes de los países miembros acordaron ayer con el Parlamento que sólo el 30% de los bonus (el 20% cuando son demasiado altos) podrán pagarse en efectivo a partir de enero de 2011 y, al menos, un 50% deberá ser en acciones o instrumentos vinculados con la fortaleza de la entidad. Una parte importante del bono tendrá que aplazarse durante años, de forma que la entidad pueda recuperarlo en caso de dificultades o de que las operaciones que dieron lugar al pago extraordinario no resulten como se esperaba.

La aplicación de esta normativa, que deberá aprobarse en la Eurocámara el próximo día 7, dependerá de los reguladores nacionales, que tendrán capacidad de imponer sanciones a las entidades que tengan una política de remuneraciones muy arriesgada.

El comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, aseguró ayer que estas normas 'van en la dirección correcta' y 'ayudarán a poner fin a la conducta peligrosa a corto plazo que hemos visto recientemente'.

Mientras en Europa conseguían por fin dar un paso para luchar contra algunos de los factores que motivaron la crisis financiera, en Estados Unidos tuvieron que dar un paso atrás para conseguir avanzar en el proyecto de reforma financiera que ahora se negocia en el Congreso. Los legisladores acordaron eliminar la tasa bancaria por importe de 19.000 millones de dólares (15.500 millones de euros) que habían propuesto para que las propias entidades financiaran los cambios en la normativa.

De momento, tampoco está aprobada la tasa que Barack Obama quiere imponer a los 50 mayores bancos del país para que el Estado recupere los 90.000 millones que ha gastado en salvar al sistema financiero. El presidente estadounidense sigue empeñado en implantarla, pero tendrá que luchar duro en el Congreso si quiere conseguirlo.

Por otra parte, la Comisión Europea presentó ayer un menú de medidas preventivas y sancionadoras para luchar contra los altos déficits y empezar a controlar los niveles de deuda de los países de la Unión. El titular de Economía, Olli Rehn, propuso congelar los fondos de cohesión, agrícolas y pesqueros a los países que incumplan los límites de déficit y deuda.

Bruselas pretende además que, desde el año 2011, los Gobiernos presenten las líneas maestras de sus presupuestos antes de su tramitación en los parlamentos nacionales. Rehn reconoció que con las nuevas normas no se podría haber evitado la crisis de Grecia, por lo que propuso además imponer un interés extra a toda emisión de deuda de un país infractor del Pacto de Estabilidad.