Público
Público

La UE afronta un duro recorte del gas de Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Christian Lowe y Pavel Polityuk

Los suministros de gas de Rusia a Austria, Eslovenia, Eslovaquia y República Checa se paralizaron el miércoles, sumándose estos países a la lista de estados europeos que se han quedado sin combustible ruso en medio de unas temperaturas invernales bajo cero.

Moscú y Kiev dan pocas muestras de una resolución rápida de la disputa que ha reducido drásticamente el envío de gas a Europa a través de Ucrania, y en algunos países las autoridades se han visto obligadas a adoptar medidas de emergencia para aprovechar las menguantes reservas de combustible.

En Kiev, la firma estatal energética Naftogaz dijo que el gas ha dejado de fluir desde la última estación de compresión que todavía funcionaba, en su frontera occidental.

El monopolio exportador ruso Gazprom indicó que ha recortado las entregas en 21 millones de metros cúbicos más, después de que "en las últimas 24 horas (...) Naftogaz haya robado otros 21 millones de metros cúbicos (mmc) previstos para su entrega en Europa", según el portavoz Sergei Kupriyanov.

A pesar de ello, el viceconsejero delegado, Alexander Medvedev, afirmó que su compañía está dispuesta a reanudar las negociaciones con Ucrania.

El importador checo RWE Transgas dijo que la principal tubería de suministro con Rusia a República Checa y Europa Occidental paró a medianoche. El grupo energético austriaco OMV, que primero dijo que el suministro ruso había caído drásticamente, afirmó posteriormente que había cesado completamente. Eslovaquia y Eslovenia también indicaron que sus suministros se han paralizado.

y su vulnerabilidad a la interrupción de los suministros - se puso de manifiesto cuando Moscú redujo los envíos a Ucrania el día de Año Nuevo tras no alcanzar un acuerdo con Kiev sobre las deudas y los precios del gas.

A medida que las reservas van disminuyendo y que las temperaturas bajo cero impulsan la demanda, aún no hay señales de reanudación de las negociaciones.

Ambas partes se intercambian las culpas. Rusia ha acusado a su antiguo vecino soviético de robar alrededor del 15 por ciento del gas que manda a Europa por su territorio.

"Ucrania ha robado gas no de Rusia, sino de los consumidores que han comprado el producto y lo han pagado", dijo el primer ministro ruso, Vladimir Putin, en unas declaraciones televisadas el martes por la noche, antes de la celebración el miércoles de la Navidad ortodoxa.

Por su parte, el presidente prooccidental de Ucrania, Viktor Yushchenko, culpó a Moscú de las interrupciones en el suministro.

"SITUACIÓN DE CRISIS"

Hasta ahora, Europa central y oriental son las zonas más afectadas por el problema. Bulgaria ha hablado de "situación de crisis" y de posibles recortes o suspensiones para los clientes industriales. Además, dos fertilizadoras han tenido que parar la producción.

Francia e Italia también han tenido un recorte importante en sus suministros, pero de momento sin repercusiones económicas. Sin embargo, el proveedor energético alemán E.ON Ruhrgas dijo que los recortes drásticos y una prolongación del frío podría causar escasez.

La UE obtiene una cuarta parte del gas de Rusia, el 80 por ciento por territorio ucraniano, y responsables de la actual presidencia checa se reunieron el martes con ambas partes para pedirles una reanudación de las negociaciones.