Público
Público

La UE aprueba el endurecimiento de las normas de seguridad en los juguetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Europeo aprobó hoy un incremento de los requisitos de seguridad de los juguetes que se venden en la UE y decidió prohibir el uso de varios productos químicos y metales pesados en el sector.

Los eurodiputados dieron luz verde al texto pactado recientemente entre sus representantes y los de los Estados miembros, con lo que la nueva legislación ya tiene el visto bueno de todas las instituciones y tendrá que ser aplicada por todos los países en un periodo máximo de dos años, con un plazo extra de dos años más para el caso de los químicos.

La normativa aprobada hoy tenía como principal objetivo adaptar las leyes vigentes a la aparición de productos fabricados con nuevos materiales y tecnologías, y evitar así casos como el de Mattel en 2007, en el que se tuvieron que retirar del mercado juguetes peligrosos para la salud de los niños.

El nuevo texto introduce reglas más restrictivas para el uso de químicos, metales pesados y perfumes en los juguetes, amplía considerablemente las listas de productos prohibidos y restringe los niveles de ruido que pueden alcanzar los juegos con el objetivo de evitar el riesgo de daños auditivos en los niños.

Además, obligará a los fabricantes a asegurarse de que sus artículos no son dañinos para la salud y a los Estados a aplicar el "principio de precaución" ante cualquier posible riesgo.

El acuerdo ratificado por la Eurocámara refuerza también las normas sobre el empaquetado y las advertencias en los juguetes y, con el objetivo de que éstas sean más visibles, obligará a que vayan precedidas de la palabra "¡PELIGRO!".

Por otra parte, el texto prohíbe distintas clases de juguetes contenidos en alimentos para evitar accidentes en niños, pero fuentes parlamentarias han dejado claro hoy, ante las dudas de algunos eurodiputados, que estas disposiciones no pondrán en riesgo ni el popular roscón de Reyes ni los famosos huevos de chocolate que incluyen una sorpresa en su interior.

La prohibición se aplicará cuando sea necesario comer el alimento para acceder al juguete y éste no vaya embalado o en los casos en que el embalaje conlleve un riesgo de asfixia.

Con la propuesta quedan prohibidas, por ejemplo, unas populares piruletas comercializadas el pasado año en la UE que escondían una lamparita a la que sólo se podía acceder después de comer el caramelo.

La Comisión Europea acogió positivamente la aprobación en el PE de la nueva normativa, y la calificó como una "gran noticia para niños y padres", según dijo un portavoz del Ejecutivo comunitario, Martin Selmayr, en rueda de prensa.

Asimismo, la comisaria europea de Protección de los Consumidores, Meglena Kuneva, firmó hoy un acuerdo voluntario con la industria minorista y los importadores europeos de juguetes para que éstos ya pongan en marcha en la campaña navideña algunas medidas para mejorar la seguridad de estos productos.

En particular, los jugueteros se comprometieron a ofrecer educación y formación sobre normas de seguridad, con especial atención a la gama más baja del mercado, "donde están la gran mayoría de los juguetes que no cumplen las normas", señaló la Comisión.