Público
Público

La UE aprueba la tasa para los camiones pese a la fuerte oposición de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros europeos de Transporte acordaron hoy introducir una nueva "euroviñeta" para penalizar a los camiones por la contaminación atmosférica y acústica que provocan, pese a la fuerte oposición de España y la decepción de países como Francia por la rebaja del nivel de ambición de la medida.

La Presidencia belga de turno de la UE, que acudió al Consejo de Ministros de Transporte de Luxemburgo decidida a cerrar un acuerdo político sobre la tasa medioambiental, formuló una propuesta menos ambiciosa que la presentada en 2008 por la Comisión Europea que convenció a una mayoría suficiente de países.

"Estoy parcialmente satisfecho", aseguró el ministro de Fomento español, José Blanco, al término de la reunión con sus homólogos europeos.

"España ha logrado avances muy importantes (...) que favorecen al transporte español", afirmó en referencia a los nuevos plazos de exención al pago por contaminación para los camiones con menos emisiones.

España había solicitado que los camiones de la categoría "euro V", la menos contaminante en estos momentos, y la futura generación "euro VI" no tuvieran que pagar la nueva tasa hasta 2013 y 2020, respectivamente.

La idea fue respaldada por Portugal, Malta, Lituania, Bulgaria, Rumanía y Estonia, pero sólo logró ampliar la oferta de la Presidencia belga hasta el 31 de diciembre de 2013 para los "euro V" y hasta el 31 de diciembre de 2017 para los "euro VI".

"Es verdad que no alcanzamos todos los objetivos y esa fue la razón por la que nos opusimos finalmente a la directiva, pero en cualquier caso nuestra voluntad es seguir trabajando con el Parlamento Europeo para mejorar la directiva de acuerdo a la pretensiones del Gobierno de España", precisó Blanco.

Blanco tranquilizó acerca del impacto que la medida tendrá en el sector y garantizó que "en este momento no se va a aplicar esta directiva", ya que aún debe completar el proceso de aprobación en las instituciones europeas, lo que, según sus cálculos, no será "antes de un año".

"Luego hay que transpornerla en España, y yo no tengo ningún interés en transponer esta directiva, que no es de obligado cumplimiento", agregó.

El ministro confió en que gracias a la ampliación de los plazos lograda hoy, España se encuentre ya en un momento de recuperación económica cuando se reflexione sobre la aplicación de la normativa.

Italia fue el único país junto a España que votó en contra de la propuesta, aunque por motivos distintos, mientras que Portugal y Holanda se abstuvieron y Lituania, Austria, Francia y Bulgaria la apoyaron expresamente.

España y otros países periféricos como Malta o Chipre recordaron hoy que introducir la euroviñeta les perjudica directamente porque sus transportistas recorren distancias más largas que los de los estados centrales, cuyo territorio es además un punto mucho más frecuente de tránsito.

En cuanto al pago por congestión que Bruselas propuso en su texto inicial, se aceptó finalmente una versión modificada que grava solamente por este motivo durante las horas puntas.

La Presidencia belga había propuesto que se permitiese un incremento máximo del 300% de las tasas actuales -que ya gravan por el uso de las infraestructuras- y que el número de horas extra fuese de seis como mucho.

No obstante, varias delegaciones, entre ellas la española, se opusieron a esta idea y sólo aceptaron una variación del 175% y un máximo de cinco horas puntas.

La Comisión Europea calcula que la medida supondrá un aumento de entre 3 y 4 céntimos por vehículo y kilómetro, frente a los entre 15 y 25 céntimos que cobran ahora como máximo las autoridades nacionales por desgaste de determinadas infraestructuras.

Después de los cambios introducidos, ese coste adicional podría quedar limitado a 2 ó 3 céntimos por vehículo y por kilómetro, según indicaron a Efe fuentes diplomáticas.

Tras la decisión de hoy, los países de la UE tendrán que llegar a un acuerdo con el Parlamento Europeo y volver a votar el texto de forma oficial en Consejo de Ministros, un proceso que podría llevar entre seis meses y un año.