Público
Público

La UE aumenta un 15% la cuota de pesca de merluza en aguas ibéricas

Los ministros de Pesca aprueban las cuotas de pesca para 2011, en general, satisfactorias para España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) aprobaron, por unanimidad, los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y las cuotas para 2011, según informó el presidente del Consejo del ramo de la UE, el belga Kris Peeters.

En el caso de la merluza, la especie de mayor valor comercial para la flota española, la UE acordó aumentar un 15% la cuota en aguas ibéricas (mar Cantábrico, Galicia, Portugal y Golfo de Cádiz).

La comisaria señaló que para la merluza del norte (Gran Sol, Escocia, Irlanda y aguas no españolas del Golfo de Vizcaya) se mantendrán las cuotas de 2010.

La ministra española del Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, manifestó a la prensa que globalmente el compromiso es satisfactorio por reflejar 'casi la totalidad' de lo que había reclamado España.

El Consejo de Pesca llegó a un acuerdo, después de tres días de negociación, sobre una segunda oferta presentada por la presidencia belga de turno de la UE, que suaviza las propuestas iniciales de Bruselas, pero mantuvo 'algunas líneas rojas' para proteger los caladeros, declaró la comisaria europea de Pesca, María Damanaki.

El acuerdo mantiene 'algunas líneas rojas' para proteger los caladeros

El acuerdo de la UE modera algunos de los recortes inicialmente propuestos por Bruselas, como el caso de la anchoa del Golfo de Cádiz, de manera que se rebajará un 5% y conserva los cupos de este año para algunas especies, en las que al principio la CE quería reducciones.

La UE aumentó el %% del rape del caladero español y en el caso de las aguas de Escocia se seguirán aplicando los mismos cupos de este pescado y del gallo que en 2010, lo que supone concesiones porque la CE planteaba inicialmente una reducción de las capturas.

Aguilar apuntó que según el acuerdo, los buques de arrastre españoles no se verán afectados por los recortes previstos en el plan de recuperación del bacalao, uno de los recursos que más ha complicado la negociación porque afecta a muchos países.

La CE cedió en la mayoría de las peticiones españolas, salvo en la solicitud para incrementar los cupos de merluza del norte.