Público
Público

La UE, China y EEUU armonizarán las normas de seguridad de juguetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea (CE), China y EEUU han acordado hoy iniciar un proyecto para armonizar en el futuro las normas de seguridad de los juguetes, entre otras medidas destinadas a estrechar la cooperación en la protección de los consumidores.

En la primera cumbre trilateral sobre seguridad de los productos de consumo, los respectivos responsables de este ámbito han dado "el primer paso para hablar con una sola voz", según afirmó la comisaria europea de consumo, Meglena Kuneva.

La responsable comunitaria acordó una serie de "acciones concretas" con el viceministro chino encargado de la Vigilancia de la Calidad, Wei Chuanzhong, y con la presidenta de la Comisión de los productos de Consumo de EEUU, Nancy Nord.

Entre ellas, "el tema más urgente y que más preocupa" es la seguridad de los juguetes y, por ello, los responsables pactaron un proyecto para la armonización de las normas en este sector del mercado, que esperan seguir discutiendo el próximo año, según declaró Kuneva.

El responsable chino anunció la disposición de este país a aplicar nuevas normas para aumentar la seguridad de los juguetes, mientras que la responsable estadounidense dijo que en EEUU "se siguen muy de cerca las propuestas de Bruselas en este ámbito, porque se pretende hacer algo parecido".

Kuneva recordó que la propuesta de la CE para prohibir ciertas clases de juguetes contenidos en alimentos está pendiente de ser votada en el Parlamento Europeo, y dijo que en 2009 prevé elaborar nuevas normas generales para los productos destinados a los niños.

Asimismo, se acordaron medidas bilaterales para aumentar el intercambio de información, el control y seguimiento de los productos, ya que todavía el 12% de los bienes que llegan al mercado comunitario "son de origen desconocido", según subrayó Kuneva.

En particular, la CE ha acordado con China una revisión del texto actual que fija las condiciones de cooperación, que incluirá la ampliación de las normas para los productos alimenticios y nuevas normas fitosanitarias.

También se contempla la realización de controles coordinados y simultáneos en sectores o productores concretos para comprobar el respeto de las normas de seguridad, y la comunicación directa entre las autoridades competentes chinas y el "Sistema europeo de Alerta Rápida de la UE para piensos y alimentos" (RASFF).

El responsable chino calificó los avances de "muy positivos", y dijo que constituirán "una base sólida para conseguir en el futuro una mejor protección" de la seguridad de los productos.

Asimismo, Bruselas podrá establecer contacto directo con la Comisión de los productos de Consumo de EEUU, de modo que las autoridades de ambos actores podrán actuar "de forma transparente, directa e instantánea" cuando reciban una alerta de seguridad desde el otro lado del Atlántico, según Nord.