Público
Público

La UE dice que la refinanciación bancaria no va contra nadie

El BBVA aprovecha la mejora del mercado para lanzar la primera emisión de la banca española desde mayo. Las bolsas cierran en rojo por las reticencias de China a financiar el rescate y la mala subasta de deuda en Italia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las medidas adoptadas por la Unión Europea respecto a la capitalización del sector financiero en la última cumbre de Bruselas 'no van en contra de nadie, sino a favor de los bancos'. Esta es la explicación oficial de las autoridades europeas, según la transmitió ayer el vicepresidente de la Comisión, Joaquín Almunia, durante su intervención en un congreso de directivos en Bilbao.

'Las entidades españolas dicen que cumplirán con el ratio del 9% y que no van a pedir dinero al sector público (...) por lo que no encuentro concordancia entre los titulares que leo y las declaraciones de los afectados que vienen inmediatamente después', aseguró Almunia, en referencia a las críticas que recibió el criterio de ampliar el ratio de capital al 9% por ser especialmente perjudicial para la banca española y porque va a suponer un recorte, aún mayor, en la concesión de créditos. Una consecuencia que el mandatario europeo desligó de la decisión tomada, algo que también hizo ayer la vicepresidenta y ministra de Economía del Gobierno español, Elena Salgado. 'Todas las medidas que hemos adoptado en el Consejo Europeo van a dar confianza a los mercados y así se facilitará la financiación y si los bancos tienen más fácil y barata su financiación, podrán trasladar ese crédito con mayor facilidad a la economía real', explicó Salgado en una entrevista en la cadena Ser.

Almunia defiende en Bilbao el plan diseñado el pasado jueves

Utilizó Salgado el mismo argumento que han usado los analistas de mercados. 'Los bancos no tienen un problema de capital sino de liquidez. Si esta medida consigue la confianza necesaria, las entidades podrán volver al mercado para captar esa liquidez y la trasladarán a sus clientes. Eso sí, nunca con la ligereza con la que se hizo antes de la crisis', explica Fernando Fenández, responsable de gestión de Inversis Banco.

Tan convencidos parecían todos de este argumento que incluso el BBVA se lanzó ayer a probar suerte con la primera emisión de bonos senior de la banca española desde el pasado mayo. Su éxito fue relativo. El banco presidido por Francisco González consiguió colocar 750 millones de euros en bonos con vencimiento a un año y medio, de los mil que se había marcado como objetivo máximo. El precio se situó 250 puntos por encima del tipo de referencia del mercado. 'Un precio carísimo, que claramente está perjudicado por el riesgo país', según los operadores de renta fija. La última emisión en euros de un banco español la hizo el 3 de mayo el Banco Santander y pagó 175 puntos sobre la referencia media del mercado, aunque en aquella ocasión los bonos tenían un vencimiento a cuatro años.

Lo cierto es que tras el acuerdo de la Unión Europea de la madrugada del jueves, el mercado abrió lo que los expertos llaman una ventana de liquidez. Es decir, una mejor predisposición a valorar las posibilidades de préstamo. Así, ayer, unas horas antes de lanzar la emisión, los seguros por impago del BBVA, los conocidos CDSs, habían bajado un 15% respecto al cierre del jueves, y se situaban en 262 puntos básicos, el nivel más bajo desde finales de julio.

Salgado asegura que las medidas tomadas darán confianza al mercado

Esta recuperación estaba en sintonía con la euforia que se vivió el jueves en las bolsas debido a las ganas que había de que los políticos alejaran de una vez el riesgo de una inminente quiebra de Grecia.

Ayer, en cambio, los mercados tuvieron que lidiar con la resaca de una, tal vez, excesiva celebración. 'Las reticencias de China a financiar con facilidad el fondo de rescate y la poca visibilidad del BCE en el proceso de rescate se valoraron negativamente y decantaron la sesión del lado de las pérdidas. Los principales índices europeos registraron una ligera recogida de beneficios que apenas superó el 0,5%, excepto en el mercado italiano donde la caída se amplificó hasta el 1,78%. 'Con Grecia controlada, Italia es ahora el gran factor de riesgo', advierte Fernando Fernández. La debilidad del Gobierno de Silvio Berlusconi y la falta de medidas contundentes para rebajar el déficit público ponen al país transalpino en el punto de vista de los especuladores.

Una prueba de ello fue el pésimo resultado de la subasta de deuda pública que realizó ayer el Tesoro italiano. A pesar de la euforia que reinaba en el mercado, el tipo de interés de los 2.979 millones de euros colocados en bonos a diez años superó la barrera psicológica del 6%, a partir de la cual los expertos consideran que el país entra en zona de necesidad de rescate. Según las fuentes del mercado de renta fija, el Banco Central Europeo tuvo que salir en su ayuda comprando bonos en el mercado secundario para contener la prima de riesgo del país. Al cierre de la sesión, había subido 18 puntos, hasta 384 puntos básicos y contagió también al resto de países con tensiones como España, que cerró en 333 puntos.