Público
Público

La UE enviará más observadores a Georgia y aumentará su implicación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Veintisiete países comunitarios coincidieron hoy en la necesidad de tener más observadores en Georgia para garantizar el cese efectivo de la violencia y se comprometieron a aumentar su implicación en la región, en apoyo de los esfuerzos pacificadores de la ONU y la OSCE.

En un encuentro extraordinario de ministros de Exteriores para analizar el conflicto de Osetia del Sur, la UE respaldó el acuerdo de paz pactado por la presidencia francesa de turno con los gobiernos ruso y georgiano.

El seguimiento de ese plan de paz se debatirá en septiembre en una nueva reunión informal de los responsables de Exteriores, aunque cualquier decisión definitiva deberá ser respaldada por un nuevo pronunciamiento del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los ministros felicitaron a París por el éxito de sus gestiones en nombre del UE y estuvieron de acuerdo en que, ahora, la prioridad es asegurar el respeto al alto el fuego y atender a las víctimas de los enfrentamientos, aunque se manifestaron diferencias en cómo afrontar la relación con Rusia tras este conflicto.

El responsable de Exteriores francés, Bernard Kouchner, reconoció que el acuerdo de paz entre rusos y georgianos es un texto de compromiso, que no satisface completamente a nadie.

Explicó que, tras ver las consecuencias de la violencia en la población, su objetivo era parar las hostilidades con urgencia, para que las mujeres en la zona "no tengan que seguir viendo como cortan el cuello a sus hijos".

Los Veintisiete consensuaron hoy unas conclusiones que incluyen el reforzamiento del equipo de observadores de la OSCE sobre el terreno y dejan claro que, en este sentido, la UE actuará en el marco de esa Organización.

Subrayan que la UE debe estar preparada para comprometerse, "también sobre el terreno"; para apoyar todos los esfuerzos, especialmente de la ONU y la OSCE, con el objetivo de encontrar una solución pacífica y estable a los conflictos en Georgia.

El jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, y la Comisión Europea deberán presentar propuestas para hacer realidad ese compromiso, que se discutirán en la reunión informal de responsables de Exteriores, convocada el 5 y 6 de septiembre en Avignon (Francia).

Kouchner dijo que muchos países comunitarios han propuesto una intervención europea sobre el terreno, pero advirtió que la idea no es enviar fuerzas militares ni de pacificación, sino desempeñar tareas de "vigilancia, control y mediación".

"Nos vemos alentados por la respuesta de los países", aseguró Kouchner, pero antes de tomar cualquier decisión es necesaria una nueva resolución de Naciones Unidas sobre el problema, insistió el diplomático francés.

También Solana hizo hincapié en el compromiso de la UE con la paz en Georgia -"estamos listos" para ayudar, recalcó-, pero reiteró que, una vez confirmado el cese de las hostilidades, es imprescindible un nuevo pronunciamiento del Consejo de Seguridad de la ONU.

En la misma línea, el ministro español, Miguel Ángel Moratinos, señaló que "hay que dejar pasar un tiempo para que se consolide el alto el fuego", pero también incidió en la voluntad de la UE de contar con mayor presencia en la zona para garantizar la paz y la seguridad.

En cuanto a la respuesta de la UE ante la actuación de Rusia en Georgia, varios ministros, entre ellos Kouchner, señalaron que no es el momento de juzgar "quiénes han sido buenos y quiénes malos".

Pero su colega británico, David Miliband, criticó con dureza la agresividad de las tropas rusas en Georgia y consideró que la UE debe "revisar" su relación con Rusia.

Miliband cuestionó, incluso, que los Veintisiete deban continuar negociando con Moscú un nuevo acuerdo de asociación.