Público
Público

La UE estudia que los tenedores de deuda participen en el rescate irlandés

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estudian con el Gobierno irlandés la posibilidad de que los tenedores de deuda hagan una aportación al plan de rescate a este país.

Según informa hoy el rotativo "The Irish Times", el Ejecutivo de Dublín podría ser partidario de adoptar esta fórmula para abaratar la factura final del fondo de ayuda para la banca que negocia con estos dos organismos y cuyo montante se podría anunciar este domingo, antes de la apertura de los mercados el lunes.

Aunque las medidas adoptadas para sanear el sistema financiero nacional podrían adelantarse durante el fin de semana, no está claro, indica el diario, si también se divulgarán detalles sobre la ayuda al plan de austeridad cuatrienal del Gobierno, que prevé ajustes por un valor de 15.000 millones de euros.

Ambas partes analizan por un lado la opción de convertir parte de la deuda de cada banco en acciones, apunta el periódico, pero también estudian ofrecer a los tenedores de deuda la posibilidad de inyectar capital en las entidades u obligarlos a aceptar la devolución de un porcentaje menor que el valor de su deuda.

Una fuente cercana a las negociaciones indicó al diario que el primer paso será tratar de "persuadir" a los acreedores privados para que participen en el plan de rescate de la banca.

"Si eso no sucede, la cuestión será cómo se puede obligarles por la vía legal", explicó la fuente.

En caso de que la UE y el FMI acepten alguna de estas opciones, sus negociadores analizan con expertos legales la adopción de medidas que prevengan que los tenedores de deuda puedan presentar demandas ante los tribunales en el futuro.

El pasado viernes, los tenedores de bonos del Anglo Irish Bank, entidad nacionalizada por el Gobierno irlandés, dieron su aprobación inicial a una oferta de la directiva de intercambio de deuda con la que se pretende recaudar fondos para financiar el rescate del banco.

En una votación celebrada en Londres, una mayoría de acreedores subordinados poseedores de los bonos 2016 del banco -receptores de la oferta de la directiva- respaldaron las resoluciones que permitirán poner en marcha el plan.

Con esta primera aprobación del proceso, los inversores se acercan más a respaldar un acuerdo que eventualmente permitiría que sólo se les devolviera un 20 por ciento del valor de su deuda.

También la canciller alemana, Angela Merkel, insistió ayer en Berlín en que los acreedores privados deben hacer su aportación al previsto mecanismo permanente de crisis de la Eurozona para prevenir situaciones como la actual, en la que ha sido necesario el rescate de Grecia e Irlanda.

La canciller precisó, sin embargo, que no reclama esa aportación hasta 2013, cuando finalice el plazo de funcionamiento del actual paraguas de rescate acordado por la UE y el FMI.