Público
Público

La UE logra un consenso de mínimos sobre Kosovo, que considera un caso único

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea (UE) logró hoy un consenso de mínimos para dar una respuesta común a la independencia kosovar, a través de una declaración impulsada por España en la que se destaca que este proceso es "un caso único" y se da libertad a los Estados para decidir sobre el reconocimiento diplomático.

Según el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, la reunión de hoy ha dejado claro que es posible una política exterior de la UE respecto al territorio, aunque no todos los miembros establezcan relaciones con el nuevo Estado.

De hecho, apenas acabado el Consejo, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia -las cuatro potencias europeas- anunciaron casi al unísono que reconocerán esta semana a Kosovo como Estado independiente.

Una postura que no adoptarán España, Grecia, Rumanía, Eslovaquia y Chipre, ya que creen que este proceso es "ilegal" (es unilateral y no está avalado por las Naciones Unidas) y puede "abrir la Caja de Pandora" en la región.

Según aseguró el ministro Moratinos, no es por miedo a un posible "efecto dominó" por lo que España rechaza la independencia de Kosovo, sino por el mismo respeto a la legalidad internacional que llevó al Gobierno socialista a retirar las tropas de Irak en 2004.

La respuesta de la UE sobre Kosovo se fraguó cuando la Presidencia combinó un texto "de máximos" elaborado por el "grupo de contacto" (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia) con la propuesta presentada por España, el país de más peso de entre los que rechazan la independencia unilateral.

El texto de consenso recuerda que son los países comunitarios, "de acuerdo con la práctica nacional y el derecho internacional", los que decidirán si reconocen la independencia de Kosovo y establecen relaciones con sus autoridades.

La declaración de la UE subraya que la Asamblea kosovar aprobó ayer una declaración que proclama la independencia del territorio y "toma nota" de que esa resolución compromete a Kosovo con los principios de democracia, igualdad de todos sus ciudadanos y protección de las minorías.

Además, los ministros europeos insisten en el compromiso de la UE con la estabilidad de los Balcanes, a cuyos países mantienen la puerta abierta para un eventual ingreso en la Unión.

Entre los cambios introducidos por España respecto a la versión inicial destaca la eliminación de la propuesta británica de abrir el proceso para un Acuerdo de Estabilización y Asociación con Kosovo, lo que equivaldría a situarlo en la antesala de la UE.

Ahora se hace una referencia general a la "perspectiva europea" de los Balcanes occidentales.

Los cuatro grandes también hacían notar que los países miembros, de acuerdo con sus normas nacionales, podían establecer relaciones con Kosovo "como un Estado independiente bajo supervisión internacional".

En el texto final se insiste en que los países pueden reconocer a Kosovo, pero se elimina la parte que lo define como "Estado independiente".

Otro de los puntos importantes que no figuran en las conclusiones es la pretensión del "grupo de contacto" de organizar una conferencia de donantes para Kosovo.

El presidente de turno del Consejo, el esloveno Dimitrij Rupel, recordó que "la UE, como Unión de 27 miembros, no reconoce a ningún país y que el reconocimiento está en manos de los Estados miembros, por lo que algunos lo harán y algunos puede que no lo hagan".

No obstante, aseguró que "la UE ha decidido seguir unida ante la realidad de los acontecimientos en Kosovo".