Público
Público

La UE perfila un acuerdo sobre Grecia sin tasa a la banca

La cumbre negocia el segundo rescate de Atenas con los grandes bancos, a los que piden que amplíen el plazo de devolución de deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras semanas de dudas, Angela Merkel ha aterrizado en Bruselas con ganas de un acuerdo sobre Grecia. “Hoy tenemos un Eurogrupo para dar otro paso importante en la superación de la crisis. Espero que seamos capaces de acordar un nuevo programa [de financiación] para Grecia”. Sólo así, según aseguró en declaraciones a los medios a su llegada a Bruselas, se podrá “atacar a la raíz de los problemas”.

Sus declaraciones fueron precedidas de un anuncio de acuerdo, a última hora de la noche de ayer, con Nicolas Sarkozy sobre las líneas maestras del nuevo rescate. El problema que pretenden arrancar de cuajo es la enorme losa en forma de deuda que pesa sobre la economía helena, que pronto superará el 160% del PIB.

Cómo aliviarla es la gran cuestión, todavía por cerrar. El primer ministro de Luxemburgo y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, advirtió que hacer que participen los grandes bancos puede conducir a un impago parcial o quiebra encubierta de Grecia. “Nunca se puede excluir esa posibilidad, pero se debe hacer todo lo posible para evitarla”, aseguró.

Ese es, precisamente, el gran temor del BCE y su presidente, Jean-Claude Trichet, que en varias ocasiones ha advertido de que sus consecuencias para Grecia y el resto de países acorralados sería catastrófica, ya que produciría una estampida de inversores de esos países que dañaría gravemente su capacidad de refinanciación.

Según la fórmula que ha tomado fuerza desde la noche del miércoles, los países miembros del euro y el FMI se comprometerán a prestar a Grecia 71.000 millones de euros más, que se sumarán a los 110.000 ya comprometidos hace un año.

Se aumentará el tiempo de vencimiento de los bonos para aliviar la deuda griega Además, la zona euro pedirá a la banca que cambie los bonos de deuda que caducan en los próximos años por otros que venzan dentro de 30 años, para evitar a Grecia la imposible tarea de buscar nuevos acreedores a corto plazo.

En la operación se rebajaría hasta en 50.000 millones el volumen actual de la deuda griega, que asciende a 350.000 millones. En la operación, que podría acabar simplificándose por una mera extensión de los plazos de los contratos en vigor, podría participar también el fondo de rescate de la zona euro como garantía para evitar la impresión de que se impone la participación de la banca, algo que desencadenaría la declaración de impago por parte de las agencias de calificación.

La opción de crear una tasa a la banca, preferida por París pero denostada en Berlín, se quedará muy probablemente fuera de la solución por la insistencia de Merkel de una participación más directa del sector privado.

Un lobby de banqueros participará en las negociaciones de BruselasVarios representantes del Instituto de Finanzas Internacionales, un grupo de presión o lobby integrado por 400 bancos, se encuentra en Bruselas para participar en las negociaciones. Entre ellos está el todopoderoso presidente del Deutsche Bank, Josef Ackermann.

Los 17 socios del euro pretenden cerrar un acuerdo en el día de hoy que ponga fin a las dudas que se ciernen sobre Italia y España. El presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, se mostró “seguro” de que se logrará y que será “una buena solución para Grecia y todos los países miembros de la zona euro”.

La casualidad ha hecho que esta cumbre, destinada a desterrar de la imaginación la posibilidad de un naufragio del euro como moneda, coincida con el día nacional de Bélgica, que según los analistas más pesimistas podría ser el último, dada la división entre flamencos y francófonos, que llevan más de un año incapaces de pactar una reforma de la Constitución y la composición de un Gobierno.