Público
Público

La UE permite la pesca de la anchoa dentro del acuerdo de cuotas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los ministros de la Unión Europea han alcanzado un acuerdo para reducir muchas de las cuotas pesqueras del próximo año para especies sobreexplotadas, aumentando con cautela otras para garantizar el medio de vida de los pescadores.

Entre las especies que podrán volverse a pescar está la anchoa en el Cantábrico.

"Estoy encantado de decir que hemos llegado a un acuerdo sobre cuotas pesqueras para 2010", dijo Eskil Erlandsson, ministro de Agricultura de Suecia, país que ostenta la presidencia rotatoria de la UE.

"Las cuotas se basaron en las recomendaciones científicas. Las cuotas han sido reducidas para los caladeros delicados y se han incrementado cautamente otros", añadió en rueda de prensa en Bruselas.

Los ministros acordaron recortar el total de capturas aceptables (TAC) para muchas especies como el abadejo, el lenguado y el bacalao entre un 20 y un 25 por ciento en 2010 desde los volúmenes de este año, e incrementaron el número de capturas de merluza en un 15 por ciento ante una preocupación menor de la situación del caladero.

"Aunque muchas reducciones han sido necesarias, hemos hecho todo lo que hemos podido para aliviar la carga a corto plazo para el sector pesquero", dijo el comisario de la UE para Pesca y Asuntos Marítimos, Joe Borg.

Los ministros también levantaron parcialmente la pesca de la anchoa en el Cantábrico, solicitada por Francia y España, después de que los estudios recientes mostraran una recuperación del caladero.

"Hemos permitido la pesca de 7.000 toneladas a partir de enero de 2010, entendiendo que esa cifra variará al alza o a la baja dependiendo del resultado de la asesoría de los científicos en primavera", dijo Borg.

Aunque muchas especies sufren una pesca excesiva, una pequeña cantidad se captura ahora a niveles sostenibles, dijo Borg, que añadió que la sobreexplotación estaba decayendo y podría desaparecer para 2015.

Los Veintisiete mantuvieron una prohibición total a la pesca del tiburón cailón, un depredador que está considerado en peligro de extinción en el Atlántico norte.

El acuerdo se alcanzó de forma provisional hasta que se pacte con Noruega.

Las negociaciones con Noruega, país con el que la UE comparte caladeros en el Mar del Norte, fracasaron la semana pasada por la gestión de las zonas de pesca de caballa.

"Este (acuerdo provisional) debería permitir que las actividades de pesca continúen el próximo enero, para dar tiempo a concluir las negociaciones con Noruega", dijo Borg.