Público
Público

La UE pide medidas bajo amenaza de expediente

El paro y la deuda privada, los puntos negros de los desequilibrios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea estrenó ayer su nuevo instrumento de control económico, diseñado tras el estallido de la crisis económica para completar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Doce de los 27 países de la Unión Europea fueron señalados por Bruselas por desequilibrios económicos que amenazan su crecimiento.

En el caso de España, seis de los diez indicadores fallan. Los más preocupantes para Bruselas son los de origen interno. Se trata del paro, donde España duplica la tasa europea; la deuda privada, que representa un 220% del PIB (frente al 160% que pide la UE), y, en menor medida, la deuda pública, apenas un punto superior de lo exigido por el Pacto de Estabilidad. Los dos primeros son consecuencia directa de la sobredimensión del sector del ladrillo, un motor ahora parado que aseguró grandes tasas de crecimiento durante los años de bonanza.

Sólo Portugal, Chipre e Irlanda suspenden tanto como España

En cuanto a los desequilibrios externos, España queda mal parada por la excesiva dependencia económica del consumo. Se trata del déficit por cuenta corriente, la posición neta de inversión internacional y la pérdida de cuota de mercado exportadora.

Esta es la primera vez que Bruselas elabora este informe, por lo que el primer paso de la Comisión será el de proponer medidas que corrijan los dese-quilibrios antes de iniciar un expediente sancionador. Una amenaza en toda regla para instar al Gobierno a que acelere más los recortes. Aunque el objetivo formal de este control es prevenir que países que cumplan el Pacto de Estabilidad, con límites para deuda y déficit, no escondan amenazas como burbujas inmobiliarias o paro que escapen al control comunitario.

En países como España, algunos de los desequilibrios tienen una raíz más histórica que coyuntural, por lo que las sanciones podrían sufrirlas los gobiernos sólo en parte responsables. Según el informe, 'aunque el ajuste de los desequilibrios está en marcha, la absorción de las grandes reservas de deuda interna y externa y la redistribución de los recursos liberados por el sector de la construcción costará tiempo restaurar condiciones más equilibradas'.

Bruselas dará la oportunidad de corregir antes de sancionar

Si un país no cumple con las recomendaciones de Bruselas, podría ser sancionado con una multa de hasta el 0,1% del PIB, que en el caso de España equivale a unos 1.000 millones de euros. Bruselas negó ayer que vaya a imponer ya esta sanción.

Sólo Portugal, Chipre e Irlanda suspenden en tantos capítulos como España. Pero otras grandes economías tampoco se libran del toque de atención de Bruselas. Francia, Reino Unido y Bélgica han perdido a pasos agigantados cuota exportadora en los últimos años. En Dinamarca, Suecia y Finlandia hay riesgo de una burbuja inmobiliaria, mientras que Italia o Hungría suspenden en varios indicadores.