Publicado: 03.01.2013 19:26 |Actualizado: 03.01.2013 19:26

La UE prepara el terreno para cambiar su política hacia Cuba

El representante de Bruselas en La Habana, Herman Portocarreno, asegura a 'Público' que las negociaciones para acabar con la Posición Común están próximas. Europa busca inversiones en la isla y los cubanos, seg&u

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea está dando los primeros pasos para cambiar su postura con respecto a la Posición Común de Bruselas en las relaciones con Cuba. Así lo ha asegurado a Público Herman Portocarrero, embajador de la UE en Cuba. Según el diplomático, ya se han producido los primeros contactos informales con los cubanos para determinar los tiempos, algunos puntos de la agenda y el calendario aunque piensa que “como mínimo necesitaremos seis meses para prepararnos antes de sentarnos, con la esperanza de terminar la negociación un año y medio después”.

“Buscamos normalizar la relación con Cuba, igual a la que tenemos con la mayoría de los países. Trabajar en un acuerdo que abra caminos para desarrollar más la relación en el campo político en temas de democracia y derechos humanos”, dijo a este diario Portocarrero en La Habana. El objetivo es eliminar la Posición Común, adoptada de forma unilateral por Europa y establecer un acuerdo político negociado por ambas partes. Se espera que esto permita desarrollar más las inversiones europeas y la cooperación en temas como “la seguridad alimentaria y apoyo a la modernización económica, impuestos, cooperativas y microcréditos”.

La Posición Común seguirá siendo la política europea hacia Cuba mientras se negocia, a pesar de que La Habana la rechaza por discriminatoria, por unilateral y por establecer un doble rasero internacional a la hora de juzgar a los Estados. Desde territorio cubano se cree que Bruselas recibió presiones de EEUU, que amenazó con sancionar a las empresas europeas que trabajan con Cuba.

Las fechas coinciden. Primero, EEUU aprobó la Ley Helms Burton, e inmediatamente después la UE anunció la Posición Común. Pero Portocarrero rechaza esa versión: “Son coincidencias, quizás en Cuba no existen pero entre Bruselas y Washington sí existen coincidencias. La posición europea con respecto a la Helms Burton fue muy clara desde un principio  y la repetimos cada año en la Asamblea General de la ONU, nos oponemos a cualquier medida extraterritorial”.

El posible viraje europeo responda a “los cambios que vemos en la sociedad cubana, la reforma económica que ahora se discute muy libremente”, dijo Portocarrero para quien “Europa es la tercera opción entre el mercado puro y duro y el estado marxista. Para nosotros el único modelo viable a largo plazo. Es la manera de guardar los logros de la revolución”.

"En el campo de los derechos humanos hay diferencias, sin embargo, lo que tenemos que buscar son los asuntos donde hay intereses comunes" El embajador sostiene que “no hay razón para no tener una relación normal, de respeto mutuo, con Cuba, igual que la tenemos con otros Estados”. Cuestionado sobre por qué no hay una Posición Común para países como Arabia Saudí, donde se violan los derechos humanos y las normas democráticas, responde que  “en varias capitales europeas, como en EEUU, Cuba es un asunto de política nacional y nosotros funcionamos en base a un consenso de todos los Estados miembros”.

Hay también un contexto internacional que acompaña este cambio europeo, “todo el mundo [en Latinoamérica] está satisfecho de que demos este paso. Cuba se está involucrando cada vez más en la región y eso es algo obvio con el CELAC”. Se trata de un movimiento más amplio de Europa. Además, “es importante la estabilidad en el Caribe, varios estados de la UE tienen intereses en la región, algunos poseen hasta territorios y es interés de todos que el futuro de Cuba sea pacífico y con estabilidad”, aseguró el diplomático.

Portocarrero asegura que el tema más difíciles de la negociación está en el campo de los derechos humanos, en el que "hay diferencias, sin embargo, lo que tenemos que hacer es buscar los asuntos donde hay intereses comunes”. Asímismo propone una mirada global que acerque posiciones: “Los derechos humanos son un conjunto de derechos que contienen los individuales y las libertades públicas pero también la parte económica y social”.

El embajador dice que se tratará de “una negociación y ambas partes deberán conceder algo para encontrar un acuerdo pero pensamos que es posible y vamos a intentarlo”. Según él, “la UE es un socio universal y Cuba quiere tener una relación  normal para ganar un respeto internacional y un reconocimiento que ahora no tiene. Sería un logro importante en el campo político”.

“Los Estados de la UE -insiste- son inversores importantes en Cuba y quieren involucrarse más y lo van a hacer en base a la reforma económica que abre mercados  y da más derechos al inversor. Este país va a necesitar proyectos importantes de infraestructura pública, energía, etc...”

Pese a las crisis europeas, Herman Portocarrero sostiene que Bruselas promueve un modelo de sociedad del bienestar, “nosotros defendemos un estilo de sociedad, no somos un imperio, de alguna manera somos idealistas. No pretendemos controlar a nadie sino compartir nuestras experiencias y si se puede dar pasos para adelantar la sociedad cubana hacia un futuro próspero y pacífico”.