Público
Público

La UE presiona al FMI para gravar las operaciones financieras

Los 27 presentan un borrador en el que piden medidas para evitar nuevas crisis como la actual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea incrementó el viernes la presión sobre el Fondo Monetario Internacional para que considere crear impuestos mundiales para las operaciones financieras, con el objetivo de limitar el riesgo de otra crisis económica.

Los líderes de la UE han presentado un borrador en el que subrayaron la necesidad de crear un sistema financiero 'sano y eficaz', pero no respaldaron específicamente las peticiones británicas de gravar las primas de los banqueros. Ayer, el primer ministro británico, Gordon Brown, y el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, empezaron a mover los hilos para que se aplique esta medida que entrará en vigor en el Reino Unido el próximo año.

'El Consejo Europeo anima al FMI a considerar el alcance total de todas las opciones, incluidas cuotas de seguros, fondos de rescate, contingentes de capital y una tasa global sobre las operaciones financieras', reza el borrador en el que además, el Consejo destaca la importancia de 'renovar el contrato económico y social entre las instituciones financieras y la sociedad a la que sirven garantizando que los beneficios en tiempos de bonanza redunden en el bien público y estén protegidos del riesgo'.

El borrador no hace referencia a las peticiones de Reino Unido y Francia. Brown, ya pidió que se considerara esta tasa para las operaciones financieras en una cumbre del Grupo de los 20 países desarrollados y emergentes el mes pasado, pero chocó con la oposición del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner.

Entonces, el 'premier' británico dijo que estos procedimientos podrían usarse para financiar futuros rescates financieros, pero Geithner indicó que Washington se oponía a tales impuestos como una forma de desalentar un comportamiento bancario arriesgado.

La llamada tasa Tobin desanimaría a quienes quieran especular a corto plazo, con el propósito de limitar el riesgo de inestabilidad en los mercados financieros. Sin tal apoyo mundial, los expertos dicen que estaría abocado al fracaso.

La ministra francesa de Economía, Christine Lagarde, dijo que la necesidad de una cooperación estrecha subrayaba las dificultades del grupo de los 16 países que usan el euro.

'Estamos en un punto decisivo para Europa y la zona euro', dijo Lagarde a los periodistas en París, en respuesta a una pregunta sobre los problemas de deuda en Grecia. 'Ese es el punto de las discusiones que tenemos hoy sobre la necesidad, la profundidad, de políticas económicas mejor coordinadas', dijo.

Los líderes también están discutiendo en el último día de la cumbre cuánto dinero dar a los países en vías de desarrollo en los próximos tres años para ayudarles a combatir los efectos del calentamiento global.

Los países miembros habían prometido un total de 1.800 millones de euros anuales para ayudar a los países en vías de desarrollo durante el período de tres años, y otro dijo que el total probablemente alcanzaría hasta 2.100 millones anuales.