Público
Público

La UE prevé recesión en España en la segunda mitad de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España, golpeada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, sufrirá una recesióneconómica en el segundo semestre de 2008, al igual que Reino Unido, según las previsiones de la Comisión Europeadifundidas el miércoles.

El Ejecutivo de la UE prevé una contracción de la economía española del 0,1 por ciento en el tercer trimestre y unacaída del 0,3 por ciento en los últimos tres meses del año.

Para el conjunto de 2008, la Comisión rebajó sus previsiones de crecimiento de la economía española al 1,4 porciento, desde una estimación previa del 2,2 por ciento.

Además, el brazo ejecutivo de la Unión Europea dijo que veía una inflación en España del 4,5 por ciento en 2008.

Para 2008, la UE estima que el crecimiento de la zona euro será mucho menor de lo previsto y la inflación muchomás alta debido a la turbulencia de los mercados financieros, la escalada de los precios de las materias primas y lasperturbaciones en el mercado inmobiliario, según un informe.

En sus proyecciones provisionales semestrales, la Comisión Europea rebajó su previsión de Producto InteriorBruto de 2008 para las quince naciones que usan el euro al 1,3 por ciento, desde el 1,7 por ciento que anticipó enabril.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) había hecho la misma revisión el 2 deseptiembre.

"Los principales riesgos a la baja identificados en la proyección de la primavera se han materializado, con unaprofundización de las turbulencias financieras, la escalada de los precios de las materias primas y las perturbacionesen varios mercados de viviendas, que se propagan ampliamente", dijo la Comisión.

El organismo elevó su estimación de la inflación para este año al 3,6 por ciento, desde el 3,1 por ciento anterior,una cifra que es casi el doble del objetivo del Banco Central Europeo, que apunta a mantener el ritmo de incrementode precios cerca del 2 por ciento.

"Esto representa una revisión al alza, aunque la inflación podría estar en un punto de inflexión a medida que en lospróximos meses se disipe gradualmente el impacto de los incrementos pasados de los precios de la energía y losalimentos", agregó.

El organismo dijo que los riesgos para el panorama del crecimiento seguían más inclinados a la baja, y que si sematerializaban, el crecimiento podría ser este año del 1,1 por ciento en lugar del 1,3 por ciento.

"Los riesgos para el panorama de la inflación (siguen) más hacia el alza, pues la zona euro podría ser testigo dealgunos efectos de segunda ronda sobre la inflación en el resto del año, aunque no hay pruebas de efectosgeneralizados hasta ahora", dijo la Comisión.

Los efectos inflacionistas son algo que el BCE quiere evitar, y el banco elevó su tasa de interés en 25 puntosbásicos en julio al 4,25 por ciento a pesar de las señales de desaceleración del crecimiento, para anclar mejor lasexpectativas sobre los precios.

La Comisión no cree que la economía del conjunto de la zona euro vaya a sufrir una recesión técnica, definidacomo dos trimestres seguidos de crecimiento negativo, pues sólo proyecta un estancamiento de la expansióntrimestral en el tercer trimestre, después de una reducción de 0,2 por ciento en el segundo.

Sin embargo, Alemania, la mayor economía europea, sí estará en recesión, pues su PIB se contraería un 0,2 porciento en el período julio-septiembre frente a los tres meses anteriores, cuando se contrajo 0,5 por ciento, según lasproyecciones.

/Por Jan Strupczewski/