Público
Público

La UE reafirmará su compromiso con el mercado único

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las naciones de la Unión Europea se comprometerán el domingo a hacer todo lo que puedan para impulsar el crecimiento económico dentro de las reglas del mercado del bloque, de acuerdo al borrador de una declaración final que será discutido en una cumbre en Bruselas.

Los líderes de la UE intentarán superar diferencias acerca de cómo afrontar la crisis financiera mundial, que ha incrementado la presión sobre el euro y las nociones básicas del bloque, como la solidaridad y los mercados abiertos.

"El encuentro debe asegurar el máximo uso posible de un único mercado como motor para la recuperación, a fin de apoyar el crecimiento y el empleo", indicó el borrador al que Reuters tuvo acceso.

"(Los Estados) de la UE reconocen que desbloquear los canales del crédito es crucial para la efectividad de las iniciativas fiscales llevadas a cabo por los Estados miembros", añadió el borrador, sujeto a cambios durante las discusiones en la cumbre de tres horas.

Las negociaciones son las más recientes de una serie de encuentros de alto nivel previos a la cumbre del G20 en Londres en abril, en la cual también se discutirán formas para manejar la crisis financiera.

Un plan francés de préstamos de estatales a los fabricantes de automóviles, con el acuerdo de que no trasladarán su producción, ha provocado temores de que los Gobiernos de la Unión Europea intenten proteger a sus propias industrias a expensas de otras.

La Comisión Europea ha respaldado el plan, indicando que los acuerdos de préstamo no contengan condiciones formales acerca de la locación de las actividades, sin embargo expresó que lo supervisará de cerca.

FRÍA RESPUESTA

Probablemente los llamamientos a un plan de estímulo para las economías más débiles de Europa tengan una fría respuesta durante los diálogos y se aconseje a esos Estados que pongan sus finanzas en orden.

Responsables dijeron que hay pocas posibilidades de que los líderes europeos tomen alguna decisión sobre la solicitud de Hungría de 180.000 millones de euros en ayuda para el centro y este de Europa, cuyas monedas se han visto golpeadas a medida que empeora el panorama económico.

"No queremos nuevas líneas divisorias. No queremos una Europa dividida en norte y sur o este y oeste", dijo el primer ministro checo, Mirek Topolanek, cuyo pequeño país tiene la presidencia rotatoria de la UE, antes de la reunión.

"Los esfuerzos y medidas para luchar con crisis económica dentro de la UE deben respetar el principio de solidaridad, pero también requieren que todos los actores muestren responsabilidad", dijo, recordando los llamamientos de otras partes para que quienes reciban ayuda ejecuten duras reformas y disciplina fiscal.

Observadores han acusado a algunos países del este recién llegados al bloque de apostar erróneamente a que podían conseguir los niveles de vida de occidente a través de préstamos en euros, una apuesta que tuvo repercusiones debido a que la recesión hizo caer a las monedas locales.

Los responsables dijeron que Budapest podría esperar que el domingo le brinden apoyo moral en su reivindicación, pero no nuevas ayudas, apuntando al anuncio de los organismos de finanzas europeos y del Banco Mundial del viernes de que se destinarán 24.500 millones de dólares para financiar bancos locales.

"Nadie quiere desechar a Hungría, pero nadie sabe de dónde podría proceder, este dinero", dijo un diplomático de la UE.

Mientras el fabricante de vehículos estadounidense General Motors pide a Alemania que inyecte miles de millones de euros de ayuda estatal para su unidad Opel, una de las muchas firmas automotrices golpeadas por la crisis, los líderes de la UE también debatirán cómo tratar el creciente malestar laboral en la región.