Publicado: 04.11.2014 11:32 |Actualizado: 04.11.2014 11:32

La UE rebaja drásticamente las previsiones de crecimiento para España: 4 décimas menos en 2015

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva Comisión Europea (CE) presidida por Jean-Claude Juncker se estrenó este martes con las nuevas previsiones para los países de la Eurozona. Y por lo que respecta a España, la Comisión ha empeorado sensiblemente sus previsiones para el año 2015, año en el que el Gobierno de Rajoy cree que el PIB español crecerá un 2%, una previsión que no se cree nadie.

En concreto, la Comisión empeoró cuatro décimas su previsión para 2015: si en mayo decía que la economía española crecería un 2,1%; ahora dice que sólo lo hará un 1,7%. Sin embargo, la Comisión mejora en una décima sus previsiones de crecimiento de la economía española para 2014, que espera que cierre con un crecimiento del 1,2%.

En sus previsiones macroeconómicas de primavera, hechas públicas en mayo, el Ejecutivo comunitario consideraba que España crecería un 1,1% este año y un 2,1% en 2015.

El desempleo, se reducirá al 24,8% este año y al 23,5% en el próximo, por el aumento del empleo y también por una mayor reducción de la fuerza laboral, es decir, la caída del número de personas en edad de trabajar que tienen trabajo o lo buscan, según las previsiones macroeconómicas de otoño del Ejecutivo comunitario.

Así, el desempleo debería reducirse al 24,8 % en 2014, al 23,5 % en 2015 y al 22,2% en 2016.

En cuanto a los objetivos de déficit, Bruselas cree que España cumplirá este año el objetivo de déficit con un margen de dos décimas, al situarlo en el 5,6% del PIB frente al 5,8 % exigido, pero incumplirá la meta para 2015 y 2016 si no toma nuevas a medidas para atajar el desvío.

En resumen, Bruselas pide más ajustes. Los todavía elevados déficit públicos de España y un bajo crecimiento nominal situarán la deuda pública en el 98,1% este año antes de empujarla hasta el 101,2 % en 2015 y el 102,1% en 2016, demostrando una evolución algo mejor de lo previsto en mayo pasado.

Las estimaciones de Bruselas son ligeramente inferiores a las incluidas por el propio Gobierno español en sus presupuestos para 2015, en los que se señala que la economía avanzará el 1,3% en 2014 y el 2% el próximo año.

Los datos de crecimiento publicados hoy por la Comisión también incluyen la previsión para 2016, que es el 2,2%.

"La recuperación económica en España tomó impulso durante la primera mitad de 2014. Aunque se espera una modesta desaceleración en la segunda mitad del año, se prevé que la recuperación recobre impulso posteriormente, con la mejora de la confianza, de las condiciones financieras y una perspetiva mejor del mercado laboral", afirmó la Comisión.

La creación de empleo se aceleró en la primera mitad de 2014, mientras que la fuerza laboral continuó contrayéndose, recalcó la CE, que "espera que estas tendencias positivas en el empleo se intensifiquen" por lo menos hasta 2016, gracias la moderación salarial y a un aumento "solo modesto" de los costes unitarios laborales.

Por contra, la CE espera que se desacelere la corrección de la balanza externa y que el elevado nivel de la deuda privada y pública siga lastrando el crecimiento.

La Comisión advirtió de que, en cualquier caso, los "riesgos" que podrían dar la vuelta a las previsiones de crecimiento y lastrar el avance de la economía española "no son desdeñables", y apuntó en concreto al sector externo, "en particular, a una recuperación de la zona del euro más lenta de lo esperado".

La CE considera que la demanda interna será el principal motor del avance de la economía hasta 2016, mientras que el sector exterior "debería volverse neutral, después de haber sido un lastre en los dos primeros trimestres de este año".

"La recuperación económica en España tomó impulso durante la primera mitad de 2014. Aunque se espera una modesta desaceleración en la segunda mitad del año" 

En cuanto a las exportaciones, sector que fue el principal impulso del crecimiento de la economía española durante el inicio de la recuperación, solo aportarán "ligeramente" al crecimiento durante 2015 y 2016.

El consumo privado se desacelerará durante la segunda mitad de este año, para volver a coger ritmo de manera progresiva en lo sucesivo, gracias al aumento del empleo y al crecimiento de los ingresos reales brutos disponibles, acompañados de la "muy baja" o "incluso negativa" inflación.

La Comisión estima que la inflación media en 2014 se situará en el -0,1%, para volver al terreno positivo en 2015 con el 0,5 % y en 2015 alcanzar el 1,2 %.

Por contra, la tasa de ahorro de los hogares descenderá, debido a que se reducirán los ahorros "preventivos" de los españoles y a que la tasa de desendeudamiento de los hogares caerá aún más.

Además, consideró que la caída del sector de la construcción "parece estar cerca de su punto de inflexión y se espera un modesto repunte, especialmente en la inversión residencial".