Público
Público

La UE reconocerá la división de Jerusalén en dos capitales, según el diario Haaretz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Unión Europea reconocerá públicamente la próxima semana la división de Jerusalén para que sirva de capital a dos Estados, Israel y Palestina, según un documento interno comunitario del que da cuenta hoy el diario Haaretz.

El borrador del documento, elaborado por la actual presidenta de turno de la UE, Suecia, y llegado a manos del diario, deja implícito también que los 27 apoyarán una declaración unilateral de independencia por parte de los palestinos, según la fuente.

Israel ha lanzado una campaña diplomática para tratar de frustrar la declaración, pero diplomáticos israelíes en Bruselas creen que no habrá vuelta atrás.

El reconocimiento público europeo a la división de Jerusalén se hará entre el 7 y 8 de diciembre en una reunión de ministros de Exteriores en Bruselas, en la que se espera que los Estados miembros adopten una declaración sobre su postura unificada hacia el conflicto de Oriente Medio.

Según el diario israelí, la declaración expresará por primera vez el apoyo tácito de la UE a la solución de dividir Jerusalén, uno de los problemas neurálgicos del conflicto entre israelíes y palestinos.

En Jerusalén residen unos 450.000 judíos y 230.000 palestinos, y aunque fue unificada por Israel en 1981 como su capital "eterna e indivisible", la comunidad internacional nunca ha reconocido esa anexión.

Desde siempre la postura de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en las negociaciones con Israel ha sido que la parte oriental debe ser su capital.

Al pedir a las partes que regresen inmediatamente a la mesa de negociaciones de acuerdo a un cronograma, la UE sentenciará que el objetivo es "un Estado palestino independiente, democrático y viable con continuidad territorial, que incluya Cisjordania, Gaza y tenga Jerusalén Este como capital".

Sobre la situación en la ciudad santa pide a las dos partes "abstenerse de acciones provocativas" y recuerda que la UE "nunca ha reconocido la anexión de Jerusalén" por Israel.

"Para una paz genuina, se tienen que encontrar la fórmula para resolver el estatus de Jerusalén como capital de dos Estados", agrega el documento, que también pide a Israel "la reapertura de organismos palestinos en la ciudad" y poner fin a "políticas discriminatoria" hacia los vecinos palestinos.

También recordará el problema de las fronteras y asegura que la UE no reconocerá ningún cambio en las de 1967 a menos que la ANP dé su consentimiento a estas alteraciones.

La declaración ha caído como un jarro de agua fría en círculos gubernamentales y diplomáticos en Israel, que desde hace varias semanas sigue la elaboración del documento.

El diario Haaretz informa de que Ran Curiel, embajador israelí ante la UE, ha enviado varios mensajes a sus superiores en Jerusalén en los que señala que "Suecia conduce a la UE hacia una colisión" con Israel.

Por su parte, destacadas fuentes del Ministerio de Exteriores citadas por el diario desde el anonimato, advierten de que "Suecia dirige una acuciada política anti-israelí y convierte Europa en un factor irrelevante en el proceso de paz tal y como era hasta 2005".