Público
Público

La UE reforzará normas presupuestarias y dará pruebas bancarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Ilona Wissenbach y Emmanuel Jarry

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea acordaron el jueves dar a conocer los resultados de las pruebas de resistencia realizadas por sus grandes bancos el próximo mes y endurecer sus normas presupuestarias, en un intento por recuperar la confianza en su unión monetaria.

El euro subió hasta el máximo de las tres últimas semanas respecto al dólar y las preocupaciones sobre la salud financiera de España se aliviaron en parte por una exitosa colocación de 3.500 millones de euros en bonos soberanos hispanos a 10 y 30 años.

La víspera de la cumbre de la UE del jueves en Bruselas había estado dominada por el temor a que España, la cuarta mayor economía de la zona euro, se viera obligada a recurrir a la red de seguridad de 500.000 millones de euros creada para frenar el eventual contagio de la crisis de Grecia.

Aunque la presión sobre España disminuyó ligeramente, el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, mostró su preocupación por que los intentos por reforzar las leyes financieras para evitar otra crisis económica mundial estuvieran languideciendo.

La UE intentó calmar estas preocupaciones estableciendo unos planes para una mayor coordinación de la política económica y con unas pruebas más transparentes sobre sus principales bancos.

"Decidimos que los 27 estados miembros se comprometan a lograr una mejora en la transparencia mediante 'test de estrés' para los principales bancos europeos", dijo la canciller alemana, Angela Merkel.

"Si alguien tiene algo que ocultar, saldrá de todos modos al final del día. Por eso hemos tomado todas las medidas con los paquetes de rescates bancarios y nuestro escudo para el euro".

Alemania se había mostrado escéptica respecto a revelar las pruebas de la salud financiera de sus bancos, duramente golpeados por la crisis financiera y con millones de euros de deuda griega, pero retiró sus objeciones después de que Francia y España apoyaran con fuerza su realización.

REBOTE DEL EURO

El euro, que la semana pasada cayó al mínimo de los cuatro últimos años respecto al dólar, se disparó a su mejor nivel desde finales de mayo, después de la subasta de bonos españoles y los comentarios de una fuente del Ministerio español de Economía, que dijo que el Tesoro no necesitaba emitir más bonos para cumplir con sus vencimientos de deuda de 24.000 millones de euros en julio.

Las acciones europeas subieron por séptima sesión consecutiva y la prima que los inversores demandan por tener bonos españoles respecto a los de referencia alemanes se estrechó desde un máximo récord de más de 230 puntos básicos.

"Los resultados de la subasta española están ayudando a recobrar la confianza y eso también está apoyando al euro", afirmó François Chevallier, estratega de Banque Leonardo en París.

Esperando convencer a los inversores de que pueden contener la crisis de deuda de la eurozona, los dirigentes europeos afirmaron que los países que no cumplan los objetivos presupuestarios y de deuda afrontarán unas sanciones mayores y que los proyectos de presupuestos deberán ser enviados a Bruselas antes que a los parlamentos nacionales.

IMPUESTO A LOS BANCOS

También acordaron la necesidad de crear una tasa sobre los bancos en Europa y dijeron que propondrían el impuesto al G-20 en su próxima reunión, que tendrá lugar el 26 y el 27 de junio en la ciudad canadiense de Toronto. Algunos de los socios de Europa se oponen a la iniciativa.

"Hemos tomado la decisión sobre el principio de un impuesto a la banca. Éste contribuirá a un reparto más justo de los costes de la crisis financiera y a garantizar una mayor estabilidad del sistema financiero", dijo el presidente permanente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, a la prensa al término del Consejo Europeo.

"Estamos decididos a defender esta postura en Toronto (en la reunión del G20) ... pero también hemos acordado implícitamente que si no hay consenso en el G20, seguiremos adelante".

Pero Strauss-Kahn dijo que hacen falta más esfuerzos mundiales para la regulación financiera y reforzar la coordinación de la política económica en Europa.

"A veces temo la pérdida de impulso. Ahora los líderes están perdiendo impulso para hacer cosas juntos a nivel mundial", dijo en una conferencia en Italia

La UE sólo ha realizado una prueba de tensión a su sector bancario y no la ha extendido en países o bancos de manera individual. Según los resultados de 2009, el sector era sólido y podía encarar una crisis económica mucho peor que la que se está sufriendo.

El gobernador del banco central alemán, Axel Weber, dijo que era necesaria una nueva serie de pruebas de resistencia a la banca europea para incluir un conjunto más amplio del sector bancario, así como nuevos escenarios de tensión como la crisis de la deuda soberana.