Público
Público

La UE respalda el envío de ayuda y observadores a Georgia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea dijo el lunes que aportaría a Georgia hasta 500 millones de euros para 2010 en ayuda parasu recuperación tras su conflicto con Rusia y esperaba que esta cifra fuera igualada por los estados miembros.

Por otro lado, los ministros de Exteriores de la UE buscaron mantener la presión sobre Rusia para que retire sus tropas de Georgia alconfirmar sus planes de enviar al menos 200 observadores del alto el fuego el próximo mes en línea con la tregua, dijo un responsable de laUE.

Dentro de los esfuerzos de la UE para mejorar los lazos con los vecinos que comparten frontera con Rusia, los ministros mantuvieron laperspectiva de levantar las sanciones a Bielorrusia e incrementar los contactos dependiendo del transcurso de las elecciones del 28 deseptiembre en el país.

La comisaria de Asuntos Exteriores de la UE, Benita Ferrero-Waldner, dijo que "el paquete de crecimiento y estabilización" iría destinado aayudar a las personas desplazadas internamente, a la rehabilitación post-conflicto, la recuperación económica y la construcción de nuevainfraestructura.

"Habrá 500 millones de dinero de la comunidad y esperamos, a propósito, como suele ser el caso, que sea igualado por los estadosmiembros", dijo en una ronda informativa mientras los ministros de Asuntos Exteriores se reunían en Bruselas para discutir la crisis deGeorgia.

"Queremos abordar los resultados concretos del conflicto: eso implica daños a la infraestructura pero particularmente también ayuda a losdesplazados internamente y afecta a la economía (...) a la confianza económica", dijo.

Georgia ha solicitado hasta 2.000 millones de dólares en ayuda internacional para reparar y desarrollar infraestructuras tras el conflicto deagosto, cuando Rusia les invadió en respuesta al intento de Tiflis de retomar una de sus provincias separatistas.

Estados Unidos ya ha prometido 1.000 millones de dólares en asistencia humanitaria y económica para ayudar a reconstruir Georgia.

/Por David Brunnstrom/