Público
Público

La UE sella un ambicioso plan contra el cambio climático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Ingrid Melander y Huw Jones

Los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea rubricaron un ambicioso plan contra el calentamiento global e iniciativas anticrisis por 200.000 millones de euros, instando al presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, a que se sume a Europa en un "plan de recuperación transatlántico".

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, alabó el compromiso de la Unión de comprometerse a recortar las emisiones de gases de invernadero en 2020 en un 20 por ciento respecto a los niveles de 1990 como los más radicales de la historia, a pesar de las concesiones a la industria que han desanimado a los grupos ecologistas.

"Nuestro mensaje a nuestros socios globales es: 'Sí, se puede', especialmente a nuestros socios americanos", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, en una rueda de prensa tras la cumbre de dos días en Bruselas.

"Le pedimos (a Obama) que se una a Europa y con nosotros lidere el mundo (en políticas climáticas)", añadió. "Construyamos ahora un plan de recuperación transatlántico y una asociación energética y climática transatlántica".

Sarkozy, cuyo país preside la UE hasta final de mes, calificó el acuerdo de histórico.

"No encontrarán otro continente en este mundo que haya dado normas tan vinculantes como las que acabamos de adoptar", dijo, en referencia a las críticas de que el plan ha ido diluyéndose progresivamente tras meses de regateos climáticos.

Sin embargo, los grupos ecologistas fueron mordaces con el acuerdo, criticando las concesiones a Polonia para reducir el impacto sobre sus instalaciones energéticas de carbón de la era soviética y al gigante alemán. Los países del este recibirán fondos extra.

"Se trata de una política insignia de la UE sin capitán, una tripulación amotinada y varios agujeros en el casco", dijo Sanjeev Kumar, de WWF.

PAQUETE DE ESTÍMULO Y LISBOA

El paquete de estímulo económico, que representa un 1,5 por ciento del Producto Interior Bruto de la UE, fue anunciado en un día que trajo más malas noticias para la economía mundial, tras rechazar el Senado estadounidense el programa de ayuda al sector del automóvil, lo que hizo caer los mercados.

Las conversaciones sobre el pacto de la UE, que recurre a los planes nacionales actuales y proporciona apoyo a sectores como la construcción y el automóvil, había expuesto las diferencias entre Reino Unido y Alemania, pero en el segundo día del Consejo Europeo, hubo pruebas de que ambos habían suavizado sus posiciones.

"Necesitamos el pacto", dijo Sarkozy. "En una situación excepcional, se necesitan medidas excepcionales en una crisis".

Además los dirigentes dieron un paso adelante para salvar el Tratado de Lisboa, asegurando a Irlanda que no le afectará en áreas políticas clave. El primer ministro irlandés, Brian Cowen, al que Sarkozy calificó de "valiente", anunció que celebrará otro referéndum, tras el rechazazo de junio, en octubre del año próximo, que en caso de éxito podría llevar a que el tratado entre en vigor en enero de 2010.

"Basándome en el acuerdo de hoy (...) estoy dispuesto a volver al pueblo irlandés el año que viene", señaló Cowen. "Confío en que tendremos éxito".

Aparte de Irlanda, solo quedan República Checa y Polonia para ratificar el tratado que pretende reformar la Unión Europea. Praga ha dicho que lo hará a principios de 2009, y el presidente polaco, Lech Kazynski, ha señalado que lo firmará cuando los irlandeses digan "sí".