Público
Público

La UE supervisará a priori los presupuestos estatales a partir del 1 de enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Unión Europea (UE) supervisará a partir de 2011 las estrategias presupuestarias de sus estados miembros antes de que las cuentas sean aprobadas en cada país con la puesta en marcha del llamado "semestre europeo", que entra en vigor el 1 de enero.

Esta iniciativa, ideada para mejorar la coordinación económica entre los Veintisiete, llega después de que la Unión viese este año como tenía que acudir al rescate de países como Grecia o Irlanda, con déficit públicos disparados.

Con el "semestre europeo", los gobiernos tendrán que remitir a Bruselas sus cuentas meses antes de su aprobación, para que éstas sean analizadas por la Comisión Europea y por el Consejo, que podrán dar consejos a cada país.

El ciclo comenzará cada año en el mes de marzo, cuando en base a un informe del Ejecutivo comunitario, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión identificarán los principales desafíos económicos de cada socio.

De ahí saldrán una serie de "consejos estratégicos" sobre las políticas presupuestarias de cada país.

Los estados miembros tendrán el mes de abril para revisar sus estrategias presupuestarias a medio plazo y, al mismo tiempo, redactar programas nacionales de reformas que expongan las acciones que tomarán en áreas como el empleo o la inclusión social.

En junio y julio el Consejo Europeo y los ministros de los Veintisiete harán sus últimas recomendaciones de cara a las cuentas del año siguiente, antes de que se cierre su tramitación en cada país.

Ante la polémica creada en un principio, la UE ha insistido siempre en que el "semestre europeo" no debilitará el papel de los parlamentos nacionales en materia presupuestaria.

Este modelo es una de las primeras iniciativas surgidas del grupo de trabajo liderado por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para tratar de reforzar la gobernanza económica en Europa.

De cara al futuro, se acompañará además de toda una serie de medidas para fortalecer la disciplina presupuestaria en los Veintisiete, que introducirán, por primera vez, una verdadera vigilancia macroeconómica multilateral.

Entre ellas, un gran refuerzo de las sanciones para los países que no cumplan con los criterios del pacto de estabilidad y crecimiento y los poderes reforzados de la Comisión Europea para analizar el comportamiento de toda una serie de indicadores macroeconómicos en cada país.