Público
Público

La UE ultima con Grecia un segundo rescate

El Gobierno de Atenas baraja bajar el IVA para lograr el apoyo de los conservadores al plan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras semanas de negociaciones, el diseño del segundo rescate de Grecia entró ayer en su recta final. Tanto el Gobierno que dirige Yorgos Papandreu como la Comisión Europea anunciaron que el acuerdo es inminente. Para que prospere, el acuerdo debe lograr dos importantes consensos: el de las fuerzas políticas griegas y el de los países de la zona euro. El primero se logrará probablemente con una rebaja de impuestos que sume al pacto al partido conservador, que la exige como una condición imprescindible. Filtraciones de las negociaciones aparecidas ayer en medios de comunicación griegos apuntan a una rebaja del IVA de varios puntos, tanto en su tipo general, que ahora se sitúa en el 23%, como en el que se aplica a alimentos y productos de primera necesidad.

El consenso de la zona euro es cuestión de tiempo. Atenas advirtió hace semanas de que, si no recibe los 12.000 millones prometidos por la Unión Europea y el FMI a finales de este mes, en julio tendrá que declarar suspensión de pagos, convirtiendo la marejada griega en la tormenta perfecta para el resto de la zona euro. Para el FMI es imprescindible un acuerdo sobre el segundo rescate antes de aportar los más de 3.000 millones a este nuevo tramo del programa actual, por lo que las presiones de la zona euro para que Grecia se gane una nueva lluvia de millones podrían haber sido vencidas ya por la cuenta atrás para el desastre. Sólo así se explican las informaciones que apuntan a que Alemania estaría dispuesta a aceptar un segundo paquete de préstamos por al menos 30.000 millones de euros sin incorporar en la fórmula a los bancos que poseen bonos de deuda griega.

Una reunión de secretarios de Estado analizará hoy en Viena el borrador del acuerdo, que los ministros de Economía respaldarán una vez que Grecia comprometa más medidas de austeridad.

Mientras, numerosos analistas piden ya una revisión profunda de los instrumentos anticrisis de la UE. Es el caso de la Fundación Ideas, que ayer se sumó a la exigencia del Parlamento Europeo de crear eurobonos para reducir la presión sobre la deuda de países como Grecia.