Publicado: 26.11.2014 14:54 |Actualizado: 26.11.2014 14:54

UGT acometerá en 2016 un "relevo generacional" y una "simplificación" de estructuras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Relevo generacional", "cambios profundos en las estructuras políticas y organizativas", "simplicidad, agilidad y eficacia". A UGT le han entrado las prisas por renovar su sindicato, por adaptarlo al "cambio de ciclo" que el secretario general, Cándido Méndez, prevé para después de las elecciones generales de 2015.

El Comité Confederal de UGT ha aprobado por unanimidad la necesidad de "acometer los cambios internos necesarios para acompasar el funcionamiento del sindicato a las transformaciones que se están registrando en el mundo del trabajo y en sociedad". Eso pasa, según la resolución, por reducir a tres el número de federaciones, por reordenar las competencias y el papel de las uniones regionales, renovar la Ejecutiva Confederal y relevar al secretario general después de 20 años en el cargo.

Todas estas medidas serán llevadas al 42º Congreso Confederal, que se adelantará al menos un año, por lo que en lugar de en 2017, como estaba previsto, será a principios de 2016. La fecha concreta de este congreso se aprobará en el próximo Comité Confederal Ordaniario, máximo órgano de UGT entre Congresos, previsto para mayo o junio de 2015.

No ha sido un año fácil para UGT, en cuya unión andaluza afloraron los escándalos de los EREs fraudulentos y la financiación ilegal con fondos públicos destinados a las formación de desempleados a través de facturas falsas. Por este caso, los exsecretarios generales de UGT-Andalucía, Francisco Fernández Sevilla y Miguel Pastrana, están imputados en la causa que investiga la jueza Alaya. Más reciente ha sido el caso de Fernández Villa, histórico dirigente asturiano del SOMA, el sindicato minero integrado en UGT. Se acogió a las amnistía fiscal del Gobierno para regularizar 1,4 millones de euros de los que se desconoce la procedencia.

Aunque Méndez insiste en que nada tiene que ver esta decisión con las irregularidades del sindicato, su liderazgo ha sido puesto en cuestión. Ya adelantó en el 41º Congreso Confederal que éste sería su último mandato en UGT y hoy lo ha ratificado. Asegura que el sindicato necesita un "relevo generacional" y que 2016 debe ser el año de un "cambio integral". "Tengo 62 años, más pasado que presente y más presente que futuro", ha afirmado el secretario general, que ha querido hacer hincapié en que este relevo es simplemente "una derivada del objetivo esencial del sindicato: cambiar sus estructuras.

La fusión de federaciones sectoriales ya se aprobó en el anterior Congreso Confederal, que pasarán de ser siete a sólo tres. Sin embargo, Méndez ha explicado que la reorganización de las uniones de comunidades autónomas era una asunto demasiado complejo para abordarse en ese congreso. De ahí que se haya pospuesto.

Esa redefinición, que se concretará más adelante, no significa una "centralización", ha remarcado, ante la idea de que, tras los casos de corrupción en Andalucía, los órganos Confederales quieran ejercer un mayor control y vigilancia de sus uniones regionales.  "Seguiremos siendo descentralizados, canda organización tiene su responsabilidad jurídica y política propia. Tenemos que aprender de lo ocurrido, de las prácticas irregulares, pero eso no conlleva a una especie de recentralización", ha matizado.

Preguntado sobre si el relevo generacional supondrá que una persona más joven ocupe la secretaría general, Méndez ha considerado "factible" condensar experiencia y juventud al tiempo que ha precisado que, en ese relevo, él aportará "experiencia y buena voluntad".