Publicado: 03.12.2013 13:39 |Actualizado: 03.12.2013 13:39

UGT Andalucía denuncia que han borrado archivos en sus ordenadores en plena polémica por sus cuentas

El sindicato denunciará el caso en los tribunales y abre expediente a tres trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

UGT-Andalucía ha denunciado el borrado de 1.756 archivos y la copia de más de 22.400 desde ordenadores internos del área de administración del sindicato, lo que dificulta la investigación que se lleva a cabo sobre las presuntas irregularidades en la gestión de los fondos de formación.

El borrado de los archivos se ha ejecutado entre enero y junio de este año con un programa que no deja huella y no permite recuperarlos, algo parecido a los "discos duros del PP" en el alusión al caso Bárcenas. 

Aunque UGT conoce el ordenador desde el que se ha hecho el borrado, desconoce si esos archivos guardan relación con la supuesta compra de maletines falsificados, y, en este sentido, Ferrer ha señalado que por ahora no han averiguado si ese gasto está mal imputado y si se encargaron en Asia. Si bien ha asegurado que, si se confirma, devolverán el dinero por importe de unos 700.000 euros. 

En rueda de prensa, el secretario de Organización de UGT Andalucía, Manuel Ferrer, ha informado de que el sindicato ha abierto expediente a tres trabajadores por estos hechos, y hasta ahora dos se han cerrado con amonestación y el otro sigue la investigación abierta.

Ferrer ha admitido su temor a que la opinión pública interprete esto como una excusa para tapar las presuntas irregularidades, pero ha afirmado que es la realidad y que el sindicato denunciará el caso en los tribunales cuando reúna las pruebas suficientes, entre los meses de enero y junio.

Así lo ha anunciado el secretario de Organización de UGT-A, Manuel Ferrer, en su primera comparecencia pública tras asumir la dirección del sindicato después de la dimisión de Francisco Fernández Sevilla como secretario general.El responsable de Organización de UGT, que accedió al cargo en mayo pasado, ha desvinculado de responsabilidades por las presuntas facturas falsas para desviar fondos a los ex secretarios generales de UGT Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla, que dimitió el pasado viernes.

Fernández Sevilla "no sabía nada de esto porque no gestionaba el área económica", ha argumentado Ferrer, quien ha insistido en que, si finalmente se detectan irregularidades, devolverán el dinero defraudado, aunque ha reconocido desconocer si UGT tendrá capacidad económica para afrontar esas supuestas devoluciones.

Ha desvelado que la dimisión de Fernández Sevilla ha sido una decisión personal porque toda la ejecutiva le pidió que se quedara y ha valorado su "ejercicio de responsabilidad" para que la organización "haga todo lo que tenga que hacer".