Publicado: 29.10.2014 17:25 |Actualizado: 29.10.2014 17:25

UGT celebra un seminario sobre ética en las organizaciones tras un mes de escándalos internos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

UGT ha decidido trazar una código ético de carácter general en las organizaciones después de que el sindicato se haya visto envuelto en varios casosos de corrupción. El más notorio es el de las facturas falsas de UGT Andalucía, que desviaba fondos públicos destinados a la formación de parados y los utilizaba para gastos de la organización, algo por lo que han sido imputados los dos exsecretarios generales de UGT Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Fernández Sevilla , por su presunta responsabilidad en la trama. El casi más reciente es el de las tarjetas opacas de Caja Madrid, de las que se beneficiaron, entre un total de 86 directivos y consejeros de la entidad quebrada, cinco consejeros propuestos por este sindicato, uno de ellos, el secretario general de la federación madrileña, José Ricardo Martínez, que presentó su dimisión por este asunto. Otra noticia que se sumaba a estas tramas ha sido la del histórico líder del sindicato minero en Asturias, SOMA-UGT, José Ángel Fernández Villa, que ocultó a Hacienda 1,4 millones de euros.

En este contexto, y a falta de que haya una sentencia firme en cada caso, la central sindical ha celebrado este miércoles un seminario sobre deontología y ética, con el objetivo de promover la difusión del Código Ético de UGT​ y desarrollar sus contenidos.

La jornada la ha clausurado el secretario general de la organización, Cándido Méndez, que ha asegurado que pedir perdón por los casos de corrupción, como ha hecho el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "no basta", y ha abogado por "dar pasos" en la implantación de un código ético y deontológico de carácter general.

Méndez, que ha hecho estas declaraciones a los periodistas en el transcurso del seminario organizado por la Secretaría de Organización y Comunicación de UGT, ha señalado que las manifestaciones de disculpa no son una respuesta para la mayoría de la sociedad, que las puede considerar "insuficientes".

El líder de UGT ha apostado por impulsar un código deontológico de carácter general que deberían asumir y desarrollar el conjunto de las instituciones democráticas y al que se tendrían que adherir el resto de organizaciones, también los sindicatos.

Ha insistido en que esta sería una manera de evitar que se repitieran situaciones de corrupción como las que han aparecido últimamente.

Además ha subrayado que la medida, a su juicio, sería bien valorada por la opinión pública. También ha dicho que el sindicato está dispuesto a impulsar este código, que generaría una nueva dinámica política y social.