Público
Público

UGT pide un plan para resolver los problemas de liquidez del sector de la automoción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha pedido hoy que el Gobierno central que, junto con las comunidades autónomas, acometa un plan específico para resolver los problemas de liquidez de la empresas industriales, con especial atención a las de automoción.

Méndez, quien ha precisado que no se trataría de conceder ayudas a fondo perdido, ha explicado que esta iniciativa también debería servir para favorecer la financiación de las actividades de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) del sector industrial y apoyar la internacionalización de estas empresas.

Méndez se ha reunido hoy en Zaragoza con el secretario general de UGT-Aragón, Julián Lóriz; el responsable de la Federación del Metal, Construcción y Afines de (MCA) en la Comunidad, Luis Tejedor, y el secretario general del sindicato en la planta de General Motors (GM) en Figueruelas (Zaragoza), Pedro Bona, para analizar la crisis por la que atraviesa esta multinacional automovilística.

Al término del encuentro, Méndez ha abogado por establecer un plan de rescate del sector industrial con fondos públicos, que podrían repartirse mediante créditos blandos, préstamos retornables o la demora en el pago de impuestos.

El secretario general de UGT ha reconocido que lo idóneo sería que la Unión Europea (UE) estableciera primero un "marco general" para el relanzamiento del sector industrial, pero ha remarcado que, si esto no es posible, "la administración española no se puede quedar mano sobre mano" ante la crisis del sector.

Méndez ha propuesto la celebración de una Conferencia de Empleo e Industria liderada por el Ejecutivo central y con la participación de las comunidades autónomas para estudiar la concesión de las ayudas.

Ha advertido de que la economía real atraviesa una "crisis muy aguda" que hay que "estabilizar mediante políticas públicas", puesto que "ya no es suficiente la aportación de los trabajadores y la implicación de los directivos" para salvar la situación.

En el caso concreto de GM España, que acaba de poner en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) para la suspensión de 600 puestos de trabajo durante un año, ha subrayado que "los trabajadores ya han hecho todo lo posible para superar los problemas estructurales del grupo", a la vez que ha recordado que Figueruelas es la mejor factoría que el grupo automovilístico tiene en Europa.

Méndez ha recordado que España no cuenta con ninguna matriz automovilística, pero ha considerado que la planta zaragozana podría beneficiarse de las ayudas para favorecer la liquidez.

En todo Europa, GM tiene una necesidad de liquidez de 750 millones de dólares (590 millones de euros), de los que dependen el lanzamiento de veinte modelos hasta 2012, incluidos el Opel Corsa y el Meriva, que se producirán en Figueruelas.

Méndez ha rechazado las opiniones que afirman que la concesión de ayudas a las empresas automovilísticas provocaría un agravio comparativo respecto a otros sectores, al recordar que en la crisis "ya se han roto muchos tabúes" con las ayudas públicas a las entidades financieras y la nacionalización de algunas de ellas.

"No tiene sentido mantener viejos tabúes con la economía real cuando se han roto con el sector financiero", ha insistido Méndez, quien ha pedido a los poderes públicos que tengan "imaginación" para ayudar a las empresas en dificultades.