Público
Público

UGT reelige a Cándido Méndez como secretario general

En la clausura del 41º Congreso Confederal, un 86,32 % de los delegados sindicales votan a favor de esta nueva Comisión Ejecutiva, que no ha contado con oposición. El próximo secretario general sólo podrá ejerce

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Como era de esperar, Cándido Méndez ha sido reelegido como secretario general de UGT en la clausura del 41ª Congreso Confederal que ha celebrado el sindicato desde este miércoles. La nueva Comisión Ejecutiva, que encabeza Méndez, ha recibido la aprobación del 86,32% de los votos sin contar con ninguno en contra. De los 569 votos emitidos, han sido válidos 563, nulos 6 y 77 en blanco. Esta dirección, que no ha traído sorpresas en su composición, está integrada por cinco hombres y cinco mujeres. También repite Toni Ferrer al frente de la Secretaría de Acción Sindical y Coordinación del Área Externa.

Este será el sexto y último mandato de Méndez en UGT desde que fuera designado por primera vez secretario general de la organización en 1994, sucediendo en el cargo a Nicolás Redondo. El sindicato ha aprobado en el Congreso limitar a 12 años el tiempo máximodurante el cual, a partir de ahora, podrá permanecer en el cargo un secretario general. Ello no se aplicará con carácter retroactivo a Méndez, que habría superado el tope en 2007. A partir de su sucesor, el máximo dirigente sindical sólo podrá ocupar el cargo durante tres mandatos consecutivos (cada uno de cuatro años).  

En su discurso, Méndez ha asegurado que UGT se encuentra ahora en 'una etapa muy difícil' y por eso es necesario afrontar el nuevo reto: 'construir una organización con menos estructura y que funcione mejor'. Y, frente a la austeridad, asegura que hay alternativas como 'el relanzamiento industrial y la inversión en infraestructuras', pues 'el peso que tenía el ladrillo ya no lo puede tener en el futuro y hay que buscar varios sustitutos'. 

'El peso que tenía el ladrillo ya no lo puede tener en el futuro y hay que buscar sustitutos'

También ha señalado que los problemas demográficos ya estaban resueltos en la reforma de pensiones que sindicatos, empresarios y Gobierno socialista pactaron en la anterior legislatura, por lo que ha pedido a Rajoy que no incorpore la dimensión de la crisis en el sistema público pensiones con el objetivo de certificar su 'insostenibilidad'. 'No es desde el sistema de pensiones desde donde se puede crear empleo, es desde la política económica', ha recordado. 

Frente a las acusaciones de la derecha política y mediática de los privilegios que disfrutan los sindicatos, Méndez ha respondido que 'quien tiene privilegios de verdad es la Iglesia', pues a las centrales las subvenciones se las otorgan por 'la defensa del interés general' que llevan a cabo, como 'establecieron los pactos de la Transición'. Y esto se desprende de la 'formación continua' que desarrollan y la financiación que exige las negociaciones que entabla con la patronal, quien también recibe ayudas públicas.

Ahora UGT tienen el reto de acometer el 'cambio profundo' en el sindicato que prometió Méndez antes del Congreso. Y, como se ha acordado durante estos días en los que 600 delegados han estado reuniéndose en comisiones de trabajo en la sede madrileña del sindicato de Avenida América, este cambio pasaría por transformar al estructura de UGT, abrirla más al resto de la sociedad y volver a las movilizaciones si el ejecutivo del PP continúa en la senda de la austeridad y los recortes.

El acto ha contado con la polémica presencia de la ministra de Empleo Fátima Báñez, que en el momento de aplausos ha escuchado también algún abucheo desde el público. Mientras, la representación socialista estaba conformada por Soraya Rodríguez, Macerana Elvira, Ximo Puig y Carme Chacón, quien ha contado con más aplausos entre los delegados. También estaban presentes Cayo Lara, en representación de Izquierda Unida, e Ignacio Fernández Toxo y Enrique Albor por parte de CCOO.

UGT se acerca más a la calle y reduce su dirección ante una nueva etapa

En la declaración de clausura, UGT remarca que desde el poder tratan de negar su legitimidad, pues 'los herederos de aquella España negra denigran al movimiento sindical y traman infamias'. Además, 'hoy el bienestar de muchos años de esfuerzo se ve aplastado bajo la imposición de austeridad, austeridad y más austeridad. Se están llevando por delante el trabajo, la haciendo y los derechos de miles de ciudadanos españoles y europeos'. Y frente a estos ataques, la organización reafirma 'el compromiso de construir un gran consenso social y político con el que podamos defender los intereses de nuestro país'.

Victor Valls, secretario general de la Confederación Sindical de las Américas, ha recordado las palabras del magnate de las finanzas norteamericano Warren Buffet en las que reconocía que 'por supuesto que hay lucha de clases y son los capitalistas los que la están ganando'. Por eso, para que los trabajadores vuelvan a ganar el terreno perdido, ha llamado a la unidad de los trabajadores y las fuerzas políticas progresistas para plantear alternativas. Y ha puesto como ejemplo la gestión de Lula da Silva en Brasíl: 'Es necesario igualar para crecer'. 'Así se revitaliza el mercado interno, así se combate al desempleo', ha clamado entre aplausos.

El resto de la secretarías de la nueva Ejecutiva estarían repartidas de la siguiente forma: la de Organización y Comunicación la ocupa de nuevo José Javier Cubillo; la de Igualidad, Almudena Fontecha; la de Formación, Teresa Muñoz; la de Participación Sindical e Institucional, Federica Monell; la de Política Social, Carmen López; la de Política Territorial y Movilización, Ana Micó Maestre; y la de Salud Laboral y Medio Ambiente, Marisa Rufiño.

Uno de los principales acuerdos que salen de este Congreso es que UGT respalde con más ahínco las iniciativas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y reclamar una reforma de la legislación hipotecaria y de enjuiciamiento civil para la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social (con aplicación retroactiva) con el objetivo de evitar la exclusión social.

Asimismo, según recoge Europa Press, pedirá que el 50% de las recursos obtenidos de la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida se destinen a políticas activas de empleo, y que los empleados del hogar tengan derecho a la protección por desempleo. Se ha acordado también extender el amparo sindical a los trabajadores de las pequeñas empresas mediante la creación de secciones sindicales en todas las empresas o centros de trabajo con al menos dos afiliados. Y en el marco de la negociación colectiva, se propone unos mínimos en materia de igualdad en los convenios estatales, con la imposibilidad de 'descolgarse' de estas materias en ámbitos inferiores. 

El sindicato reivindica una renta básica para todos los ciudadanos

UGT defenderá además ante los partidos parlamentarios la creación de una comisión de investigación en las Cortes para depurar las responsabilidades de las instituciones financieras españolas por sus actuaciones durante la crisis. En este ámbito, la organización sindical también apuesta por una banca pública, con las cajas de ahorro nacionalizadas y el ICO, para impulsar el crédito a familias y empresas.

Además, reclama una reforma del Banco Central Europeo (BCE), dar carácter vinculante a los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para establecer un impuesto internacional a las transacciones financieras, eliminar paraísos fiscales y regular el papel de las agencias de calificación. Por contra, apuesta por otorgar a los ciudadanos una renta básica entendida como derecho subjetivo, que asegure unos recursos mínimos para evitar la pobreza y la exclusión social.

'La piedra angular de toda la estrategia de la España republicana fue mejorar la educación y que también accedieran a ella los hijos de los trabajadores', ha recordado Cándido Méndez en su intervención, que se produce un día antes de la celebración del Día de la República. 'Cuando cinco años después se produjo la rebelión militar los fascistas no esperaron ni a ganar la guerra, en los territorios que iban ocupando perseguían a todos los maestros de la República', ha sentenciado.

En este marco, ha sacado a relucir un decreto del gobierno de Burgos en el que se indicaba que 'la misión fundamental es españolizar la educación'. Una expresión idéntica a la que utilizó el ministro Wert en su declaración de intenciones sobre la Educación pública. 'Sobre aquella expresión -ha dicho Méndez- se produjo la demolición de la revolución más importante de la República. Y por ella se masacró a muchos dirigentes obreras'.