Publicado: 13.11.2013 12:45 |Actualizado: 13.11.2013 12:45

UGT y CCOO piden al Gobierno que suba el salario mínimo hasta los 900 euros en 2018

El actual SMI bordea el umbral de la pobreza. Una persona con 645 euros puede malvivir si tiene que pagar su vivienda, comer...". denuncian los sindicatos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los secretarios de Acción Sindical de CCOO y UGT, Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, reclamaron este miércoles al Gobierno un compromiso para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) entre un 35% y un 39% en los próximos cinco años, hasta situarlo en 900 euros mensuales en 2018, desde los 645,30 euros actuales.

En rueda de prensa, Górriz y Ferrer explicaron la propuesta de actualización del SMI y del Indicador Público de Rentas con Efectos Múltiples (Iprem) que remitieron ayer a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en la que le instan a llevar a cabo entre 2014 y 2018 la recuperación "progresiva y modulada" del poder de compra del SMI, de tal forma que al final de ese periodo alcance el 60% del salario medio neto, tal como establece la Carta Social Europea.

"Creemos que es posible hacerlo al compás de la economía", dijo Górriz, mientras que Ferrer reconoció que su propuesta sobre el SMI hará que algunos, los que apuestan por salir de la crisis devaluando los salarios, "pongan el grito en el cielo".

El objetivo de su propuesta, según precisan los sindicatos, es "dignificar" el SMI, que en los últimos cuatro años ha perdido 5,8 puntos de poder adquisitivo y que actualmente perciben unos 245.000 trabajadores, a los que hay que sumar los trabajadores cuya prueba de rentas se referencia al SMI (por ejemplo para el cobro de determinados subsidios) y otros muchos para los cuales el SMI constituye una referencia salarial, como ocurre en el sector servicios.

"Creemos que es posible hacerlo al compás de la economía", dice el representante de CCOO

Asimismo, para evitar pérdidas de poder adquisitivo, los representantes sindicales pidieron a la ministra reformar el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para que la determinación anual del SMI se asiente "sobre nuevas bases".

"El actual SMI bordea el umbral de la pobreza. Una persona con 645 euros puede malvivir si tiene que pagar su vivienda, comer...", ha denunciado Górriz, que ha añadido que el salario mínimo español es "de lo más bajos de Europa", hasta el punto de que es un 60% inferior al de Reino Unido y sólo se encuentra por delante del de Portugal y Grecia, y todo ello a pesar de que España es la quinta economía de la UE y la cuarta de la eurozona.

Por otro lado, CC.OO. y UGT piden al Gobierno que, en lugar de congelarlo, actualice el Iprem, el indicador que sirve de referencia para muchas ayudas sociales, como las becas, por el papel importante que juega en la sociedad española.

Para ello, además de dirigirse al Ministerio de Empleo, van a contactar también con los Grupos Parlamentarios a fin de que se puede proceder a la actualización del Iprem en el trámite de enmiendas del Senado a los Presupuestos Generales del Estado para 2014, según explicó Ferrer.