Público
Público

"La última noche hubo mucha pelea entre los piratas"

El patrón y el capitán del Alakrana relatan los últimos momentos de su cautiverio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Día 1 en libertad. Superado el infierno de 47 días de secuestro, la tripulación del Alakrana comienza a recobrar la serenidad y recordar como una pesadilla los peores momentos sufridos durante todo el cautiverio hasta el final. 'La última noche hubo mucha pelea entre ellos', contaba ayer el patrón del pesquero, Ricardo Blach. 'Ya no quedaba nada y entonces se robaban entre ellos. Comenzaron a pelear y a amenazarse con pistolas', relató en declaraciones a Radio Euskadi.

La pesadilla por fin pasó. El Alakrana ya ha comenzado a recuperarse. Según el patrón, 16 militares españoles subieron a bordo para ayudar en las 'tareas de limpieza', mientras una enfermera desplazada en la fragata española cuidaba de los pescadores indispuestos, con problemas de tensión alta y piedras en el riñón. 'Alguno está tocadillo, pero vamos los 36', decía Ricardo Blach. En la mañana del miércoles, una de sus primeras conversaciones fue con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, a quien agradeció la labor del Gobierno para su liberación.

El capitán del Alakrana, Iker Galbarriatu, reveló que al final del secuestro vivieron también momentos de 'mucha tensión y nerviosismo', porque el número de piratas a bordo llegó a doblarse hasta haber '63 armados'.

'Ya no quedaba nada y entonces se robaban entre ellos'

El atunero navega a toda máquina rumbo a las islas Seychelles, donde previsiblemente arribará el viernes de madrugada. Varias familias de los marineros viajarán hasta allí en un vuelo fletado por el Gobierno.

Mientras, la nueva tripulación, que relevará a los marineros secuestrados, está ya a la espera del armador para viajar también a las islas. El capitán de relevo, el gallego Agustín Freire, declaró que ya estaba 'con la maleta hecha'. 'No nos queda más remedio que seguir allí, no está el espectro laboral para buscar alternativas', dijo. Ángel Blach, primo del patrón del Alakrana, forma parte de la tripulación. A su juicio, la situación no es 'como para estar tan preocupados'.