Público
Público

Los últimos patriotas

El estreno de 'Capitán América' y 'Green Lantern' culminan un verano dedicado a las películas de superhéroes, que vuelven a la gran pantalla en épocas de crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras estallar la Segunda Guerra Mundial, Superman voló hasta la sede de la ONU para pronunciar unas palabras ante los hombres más poderosos del planeta: 'En estos últimos años, una ola de crueldades e injusticias se ha abatido sobre el mundo. El fascismo o el nacionalsocialismo no tiene otro objeto que el de dominar a los pueblos y privarles de la libertad'. Y antes del día D, Superman se encargó de destruir las fortificaciones fronterizas alemanas, ante lo cual a Goebbels no le quedó otra que afirmar muy serio que 'Superman es judío'.

De esta manera, el hombre de acero se ponía del lado de los buenos y daba ejemplo en una época en la que 'el ejército de Estados Unidos utilizaba la fórmula de los comics-booksen los manuales de instrucción de la tropa', según recuerda Terenci Moix en su ensayo Historia social de cómic (Bruguera Ensayo, 1968), donde también trae al presente una cita atribuida a Roosevelt en aquella época: '¿Qué sugieren ustedes, caballeros? ¿Que tomemos para la guerra un personaje de comic-book? ¡Tal vez si tuviéramos a Antorcha Humana en el ejército se solucionarían nuestros problemas!'.

'Sí, necesitamos superhéroes. Estamos jodidos', dice Ryan Reynolds

En realidad, la solución a todos los 'problemas' del ejército estadounidense había nacido en marzo de 1941, ocho meses antes de que Estados Unidos se implicara en la Segunda Guerra Mundial. Se pudo ver en todos los kioscos: la portada del cómic mostraba a un héroe luciendo una bandera americana en el pecho y golpeando con su puño la mandíbula de Adolf Hitler. Era el Capitán América, que nació para vencer a los nazis y que así recogió y prolongó los valores patrióticos de un Superman que, según escribió Moix, siempre ha cojeado de la pierna derecha.

La última actualización para la gran pantalla del Capitán América llega el próximo fin de semana a nuestro país, lo que la convierte en la cuarta película de superhéroes que se estrena este verano (después de Thor, X-Men: Primera Generación y Green Lantern). Según ha recordado con motivo del estreno Joe Simon, su creador junto a Jack Kirby, el Capitán América 'es un símbolo. Es un icono'. Este año, por cierto, cumple 70.

'La aparición de todos esos héroes, entre los cuales predominan los de carácter titánico, corresponde no sólo a las necesidades evasivas del momento, sino que también se debe a que a partir de 1940 se recurre a ellos para levantar la moral de las tropas que luchan en Europa y en el Pacífico. La sublimación del americano medio alcanza su punto culminante en todos esos héroes cuya doble vida suele significar no sólo lo que el lector desearía ser, sino, desde el comienzo de la guerra, lo que debía ser', escribió Moix en su ensayo.

Desde 1940 se recurre a los superhéroes como evasión y para levantar la moral de las tropas

El filme, en efecto, muestra al Capitán convertido en un supersoldado, aunque el grueso de su historia narra su propio origen, que para ellos quisieron muchos jovencitos de la época. La historia de Steve Rogers es la de un tipo enclenque de apenas 50 kilos de peso obsesionado con alistarse en el ejército en la Segunda Guerra Mundial. Rechazado por no dar la talla literalmente, acepta someterse a un experimento del gobierno y probar el llamado suero del supersolado, lo que le convertirá en ese icono del que hablaba Simon. Al principio el pobre Capi es utilizado por el propio ejército en bochornosos bailes y espectáculos teatrales dirigidos a conseguir fondos y animar a otros jovencitos a alistarse. Y a llevar un ridículo traje hecho a partir de la bandera nacional. Luego le llegará el momento de lucirse.

En este sentido, nada describe mejor la película Capitán América que una escena en la que el héroe (interpretado por Chris Evans) se enfrenta al villano Cráneo Rojo (Hugo Weaving), líder de la rama científica y mística del nazismo, mientras el esce-nario se les viene abajo en llamas. 'Podrías tener el poder de un dios. Pero has elegido llevar una bandera en el pecho', le recrimina Cráneo Rojo. El capitán es el líder que todos querrían para dirigirles a la muerte y un producto de su tiempo. 'Los años cuarenta rebosaban energía, alimentada por la creencia optimista de que el bien triunfará', ha dicho al respecto el director y productor ejecutivo de la película, Joe Johnston.


'La gente necesita creer que puede soñar, cambiar las cosas', dice el director de Green Lantern'

Hoy llega a los cines Green Lantern y en las últimas semanas lo hicieron Thor y X-Men: Primera Generación. Quizá es porque en plena época de crisis política y económica como la actual, es necesario de nuevo el escapismo. O es que hoy se necesitan más héroes que nunca. Así lo cree el actor Ryan Reynolds, encargado de dar vida en la gran pantalla a Hal Jordan, un humano elegido para formar parte del Cuerpo de Linternas Verdes, una élite formada por los mejores agentes de todas las razas y especies del universo, una suerte de Guardia Civil cósmica que vela por el orden en el espacio. 'No es nada nuevo que los superhéroes lleguen en época de crisis. Superman nació como reacción a la Segunda Guerra Mundial, en una época en que en Estados Unidos no sabían si iban a ganar la guerra. El personaje llegó como una fantasía, la idea de que alguien ha venido de fuera capaz de salvarles a todos. Creo que las películas de superhéroes son una manera de escapar de la realidad. Y creo que ahora es un buen momento para ellas', dice el actor a Público.

El personaje Linterna Verde nació en 1940, aunque no fue hasta 1959 cuando el humano Hal Jordan, piloto y personaje principal en la película, se enfundó su traje verde botella. Según su director, Martin Campbell, su épica radica en sus elementos de ciencia ficción, en su espíritu de viajero interplanetario que lo conecta con los primeros héroes, como Flash Gordon (que, por cierto, Mussolini prohibió en Italia por ser 'propagandista de la doctrina americana'). Campbell enfocó así el momento más patriótico de la película: el juramento de Jordan a la hora de ingresar en el Cuerpo. 'Sentía que la manera de enfocar esas escenas no era al más puro estilo Shakespeare ni patriota americano, sino que debíamos darle la importancia que la mitología del personaje requería', ha dicho el director.

En su visita a Madrid acompañando a los actores, tanto Campbell, como el productor, Donald De Line, confirmaron que Green Lantern nació como proyecto para una trilogía, siempre en función de lo bien que vaya en taquilla. También confirmaron la existencia de un plan para llevar a la gran pantalla la Liga de la Justicia de América, supergrupo formado por Superman, Batman, Green Lantern y otros ases de DC Comics, 'aunque no sé si sigue en marcha porque no estamos involucrados'. Vendría a ser la respuesta de Warner a Los Vengadores de la Marvel, que en mayo de 2012 llegará a los cines con el Capitán América, Thor, Iron Man y Hulk, entre otros personajes.

En su día, Flash Gordon fue prohibido en Italia por Mussolini por 'propagandista de la doctrina americana'

Campbell teme que la taquilla se sature de héroes disfrazados. Frente a franquicias como Batman o X-Men, el mayor poder de Linterna Verde, como en su día el del Capitán América, es su capacidad para que 'el público se identifique con él y se ponga en su lugar. Nuestra película tiene un sentido aspiracional. Estamos en un momento en que la gente necesita sentir que puede soñar, cambiar las cosas, controlar su vida', dice Campbell. Algoque ya decían Jeph Loeb y Tom Morris en Los superhéroes y la filosofía (Blackie Books, 2010), un tomo colectivo que reúne 19 ensayos alrededor de las enseñanzas morales de estos héroes modernos: 'Los superhéroes ofrecen imágenes grandiosas, ficticias pero muy vívidas, de lo heroico y, a un tiempo, sirven de inspiración y valen como aspiración'.

Quizá lo que les falte a los superhéroes actuales es una mayor implicación con los problemas de hoy. En X-Men: Primera Generación, los jovencitos mutantes participan en la crisis de los misiles de Cuba y también entierran las raíces de uno de sus personajes, Magneto, en el nazismo. Pero ¿y qué pasa con lo que hoy preocupa a los ciudadanos? 'Deberíamos conseguir la mayor cantidad de superhéroes para que se encargaran de todo', dice riendo Donald De Line.

'Sí, necesitamos superhéroes. Estamos jodidos', aporta Reynolds. Para él, 'es difícil no ser cínico en los tiempos actuales. En EEUU, el Gobierno está formado por grupos de lobbies corruptos, que son los que mandan. Cuando eres esclavo del dólar y en una sociedad capitalista, estás jodido porque las leyes están de su lado'. ¿Dónde está el Superman Rojo cuando se le necesita?

De forma sabia, Marvel Studios está explotando sus franquicias con la mirada puesta a medio plazo. Al margen de lo bien que le va a ‘Spider-Man' (que prepara su relanzamiento para el 3 de julio de 2012, tras la existosa trilogía protagonizada por Tobey Maguire) y los siempre efectivos ‘X-Men', ahora los ojos están puestos en ‘Los Vengadores', supergrupo que reúne los mayores titanes de la Marvel. A la buena reacción ante las dos entregas de ‘Iron Man', la más justita a las de ‘Hulk', se han sumado este verano ‘Thor' y ‘Capitán América'. Todos con la vista puesta en ‘Los Vengadores', dirigida por Joss Whedon y que tiene previsto su estreno el 4 de mayo de 2012. Allí estarán Chris Evans (Capitán América), Robert Downey Jr. (Iron Man), Chris Hemsworth (Thor) y Samuel L. Jackson (Nick Furia), entre otros.