Público
Público

Los últimos supervivientes rinden tributo a los caídos en la IGM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres de los últimos supervivientes de las fuerzas británicas que sirvieron en la I Guerra Mundial depositaron el martes, en el 90 aniversario del Día del Armisticio, coronas en honor de sus compañeros caídos.

Los tres hombres, nacidos durante el mandato de la reina Victoria, se unieron en Londres a otros miembros del personal de servicio en el Cenotafio (monumento a los caídos) en Whitehall para evocar el día que volvió la paz en 1918 después de cuatro años de una guerra que dejó 10 millones de muertos en ambos lados.

Henry Allingham, de 112 años; Harry Patch, de 110 años; y Bill Stone, de 108 años, representaron a los ejércitos en los que sirvieron.

Allingham en nombre de la Fuerza Aérea, Patch por el Ejército y Stone por la Marina.

Los tres, en silla de ruedas, portaron coronas que depositaron a los pies del memorial de piedra blanca ante el que se guardó dos minutos de silencio a las 11 de la mañana.

El lunes, Allingham asistió a una exposición especial de fotografías de los tres veteranos en la Tate Gallery de Londres.

Patch es el último veterano británico de las trincheras y luchó en la Batalla de Passchendaele, que describió más tarde como "barro, barro y más barro, mezclado con sangre".

Stone se alistó en la Marina como fogonero en 1918 y permaneció en el servicio hasta el final de la II Guerra Mundial, donde tomó parte en la evacuación de Dunquerque en 1940.

Entre otros eventos previstos para conmemorar el Día del Armisticio en todo el mundo, el príncipe Carlos iba a depositar una corona en Francia.