Publicado: 31.10.2009 08:00 |Actualizado: 31.10.2009 08:00

Los ultracatólicos planean dar el salto a la política

El cisma entre antiabortistas desvela el interés de HazteOír por crear un partido político católico a la derecha del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La polémica ruptura por causas económicas entre las dos principales organizaciones ultracatólicas españolas, el Foro de la Familia y HazteOír, cayó ayer como una bomba en el seno del movimiento antiabortista. Aunque preferían mantener su identidad en secreto, los responsables de las asociaciones convocantes de la manifestación del 17-O mostraban sin ambages su malestar, y muchos apuntaban a las aspiraciones políticas de HazteOír como verdadera causa del cisma.

La queja de una de estos responsables resume el sentir generalizado: "A mí me da igual si se pelean, si Benigno y Arsuaga quieren ser más protagonistas uno que otro, o si hay que ir de blanco o de rojo a las manifestaciones [colores identificativos, respectivamente, de la organización oficial de la marcha y de la asociación Derecho a la Vida, dependiente de HazteOír]. Lo que me preocupa es que los miles de personas que acudieron a la manifestación puedan sentirse instrumentalizados por quienes buscan su lucro personal o un futuro político".

En las últimas semanas se ha especulado dentro del entorno ultraconservador con la posibilidad de crear un partido político católico, que supere las "medias tintas" del Partido Popular y que podría estar comandado por Ignacio Arsuaga, el presidente de HazteOír, y soportado por el CEU y la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP).

Las "aspiraciones políticas" de Arsuaga, sobrino del ex dirigente del PP Rodrigo Rato, fueron precisamente una de las causas que, hace semanas, comenzaron a socavar la unidad de los antiabortistas.

La mayor parte de sus miembros, cercanos al presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, creen que el movimiento antiabortista debe mantenerse al margen de disputas políticas y, por ello, defienden que también el PP sea radical en su defensa de la vida y ni siquiera se conforme con la actual legislación.

Sin embargo, no todos tienen esa opinión. La semana pasada, durante una comida con periodistas, el presidente de la ACdP, Alfredo Dagnino, manifestó que había llegado la hora de "pasar a la acción" y "concretar la presencia de los católicos en la vida pública", a través de los medios de comunicación y de la eventual creación de un partido político católico. Para Dagnino, se necesita "una visión global y estratégica, que vaya más allá de las próximas elecciones".

El mercadeo de la discordia

Las desaveniencias entre Blanco y Arsuaga, plasmadas en un duro desencuentro a través de correos electrónicos desvelado ayer por Público , estuvieron a punto de dar al traste con la convocatoria de la manifestación antiabortista del 17-O. HazteOír pretendía vender en la marcha su propio material de propaganda (camisetas, gorras, banderolas), al margen del que comercializaba la organización.

A las entidades autodenominadas provida les preocupa que este divorcio pueda "poner en peligro" futuras movilizaciones contra la Ley del Aborto. De hecho, y en contra de lo que se esperaba, en el balance de la manifestación que hizo este jueves la organización (en un acto público al que ya no asistió Arsuaga) no se anunció ningún calendario de nuevas protestas en la calle.

Los foros de Internet dedicados a temas religiosos y antiabortistas se convirtieron ayer en un auténtico hervidero. Sectores próximos a HazteOír acusaban al Foro de la Familia de "nepotismo" y de "querer asumir todo el protagonismo de las protestas", mientras que en sentido contrario se criticaba la "excesiva politización" del bando de Arsuaga, que contaría con el apoyo, entre otros, de entidades como E-cristians, Forum Libertas o la Asociación Católica de Propagandistas, de Dagnino.

Entretanto, algunos responsables de estos colectivos han exigido a los convocantes de la marcha del 17-O que den cuenta de todo lo recaudado; que quede "meridianamente claro" que los fondos obtenidos han ido íntegramente a financiar la manifestación y no a las arcas de uno u otro organismo. Por lo pronto, el vídeo promocional del acto acabó por no salir a la luz pública, puesto que unos querían aparecer en el mismo con su propio merchandising y otros dejar clara la postura de unidad que, visto lo visto, cada vez resulta más increíble.