Público
Público

La ultraderecha obtiene un resultado histórico en Austria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dos partidos de ultraderecha de Austria lograron un 30 por ciento entre ambos en las elecciones anticipadas del domingo, mientras que las dos formaciones tradicionales de centro se hundieron a mínimos históricos, según las primeras proyecciones.

Los socialdemócratas lograron alrededor de un 29 por ciento de los votos, mientras que el conservador Partido del Pueblo, con quien formaba coalición de gobierno, se habría quedado en un 25 por ciento, según las proyecciones con el 40 por ciento de los votos escrutados.

Esto supone un descenso de seis y nueve puntos, respectivamente, para los dos partidos.

Los resultados de la ultraderecha exceden con mucho las proyecciones y podrían dificultar que los dos grandes partidos repitieran coalición, incluso si lograran superar la diferencias políticas y sociales que hundieron su último intento, que ha durado menos de dos años.

una escisión del anterior, habría triplicado sus votos hasta el 12 por ciento.

Ambos se separaron en 2005. El líder de la Libertad, Heinz-Christian Strache, y Haider, han seguido peleándose durante la campaña electoral, lo que no deja claro si podrán ponerse de acuerdo para gobernar.

Los ecologistas habrían caído un punto al 10 por ciento, según las proyecciones de la televisión estatal ORF y de la agencia nacional de noticias de APA.

DIFERENCIAS PERSONALES

Los enfrentamientos personales y en menor medida, las diferencias políticas, siguen separando a los dos partidos centristas, pero no tienen muchas opciones más que intentar formar otra coalición, salvo que quieran intentar un experimento con los extremistas.

Faymann ha descartado una coalición con el partido de Strache, conocido pos sus campañas contra los inmigrantes y el islam, mientras que el líder del Partido del Pueblo, Wilhelm Molterer, ha dejado la puerta abierta a esta posibilidad solo si rebajan su posición antieuropea.

El alineamiento del Partido de la Libertad con los recortes fiscales y los subsidios contra la inflación unen a los votantes de base de ambas formaciones. Sin embargo, la participación de un ministro sin cartera de este partido en un gobierno en 2000 disgustó tanto a la UE que impuso sanciones a Austria brevemente.

Strache quiere ser ministro del Interior y acabar con la inmigración.

que está en el nivel más alto de los últimos 15 años - ensombreció otros asuntos en la campaña, como su llamamiento a un referéndum sobre la UE, una cuestión que ayudó a deshacer la coalición con los conservadores proeuropeos.