Público
Público

El ultraderechista Lieberman sería titular de Exteriores israelí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Avigdor Lieberman, político de ultraderecha cuyas políticas han provocado la molestia de árabes y la preocupación internacional, fue designado el lunes como ministro de Asuntos Exteriores, en un pacto de Gobierno con Benjamin Netanyahu.

Al designar como ministro a Lieberman, Netanyahu enroló al partido Yisrael Beitenu para su coalición. Pero la maniobra, que era ampliamente esperada, no le da todavía la mayoría que necesita en el Parlamento.

Según el acuerdo, el partido derechista Likud de Netanyahu y el Yisrael Beitenu de Lieberman favorecen la creación de una amplia coalición.

Eso deja la puerta abierta para que se unan los centristas. Si más fuerzas se unieran a la coalición, alguien más puede ser designado titular de la cartera de Exteriores.

Miembros del Likud han dicho que un "gobierno de unidad" que incluya al partido Kadima, liderado por la actual ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, podría ayudar a evitar fricciones con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que prometió apoyar la creación de un Estado palestino.

Lieberman, nacido en la ex república soviética de Moldavia, ha provocado una gran controversia al defender el canje de tierras en donde viven muchos de los 1,5 millones de ciudadanos árabes de Israel por asentamientos judíos en la ocupada Cisjordania.

Su acuerdo con el Likud permitiría despojar de su derechos de ciudadanía a los israelíes involucrados en lo que Israel ve como actos de espionaje o terrorismo.

El diputado árabe israelí Ahmed Tibi instó a boicotear internacionalmente a Lieberman.

"Ningún ministro debería reunirse con él, especialmente ningún ministro árabe", dijo a Reuters.

Según la ley israelí, Netanyahu tiene hasta el 3 de abril para formar un nuevo Gobierno y obtener la aprobación del Parlamento.

Aunque evita mencionar los esfuerzos diplomáticos que, con apoyo de Estados Unidos, buscan la creación de dos Estados como solución al conflicto árabe-israelí, el acuerdo generó fuertes expresiones de preocupación de parte de funcionarios árabes y de otras partes del mundo.

Javier Solana, el jefe de Política Exterior de la Unión Europea, sugirió que Europa consideraría emprender acciones si el próximo Gobierno israelí se aleja de las negociaciones de paz respaldadas por Occidente, que buscan la creación de un Estado palestino junto al de Israel.