Público
Público

Umberto Eco subraya que "el ordenador es el triunfo de la galaxia Gutenberg"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escritor italiano Umberto Eco no es de los que piensan que las nuevas tecnologías vayan a acabar con el libro en soporte tradicional, sino que cree que el ordenador "es el triunfo de la galaxia Gutenberg" porque en las pantallas "hay mucha escritura", aunque haya también profusión de imágenes.

Eco vaticinaba este futuro prometedor para el libro en el encuentro que ha mantenido esta tarde con la prensa, pocas horas después de llegar a Granada para participar en el Hay Festival Alhambra, en el que sin duda es uno de los escritores que más expectación ha suscitado.

Simpático e irónico, Eco, autor de una cincuentena de libros y de centenares de artículos y de traducciones, fue respondiendo las preguntas que se le hacían sobre temas tan diversos como "lo feo y lo falso", cuestión sobre la que disertará mañana en conversación con Jorge Lozano; las próximas elecciones italianas, el futuro del libro o la repercusión que tienen sus declaraciones siempre que aparecen en la prensa extranjera.

"Italia es un país masoquista", porque lo que se dice allí no tiene valor", pero se magnifica "cuando se dice en el extranjero", aseguraba Eco, que tiene una gran experiencia en este asunto. Pero no sólo él, también los políticos de su país.

"Los políticos italianos, cuando tienen algo importante que decir, lo hacen en el extranjero", decía este semiólogo y novelista, que a sus 77 años muestra una gran energía al hablar.

De cualquier forma, la repercusión que puedan tener sus afirmaciones no le preocupan en exceso porque "la memoria mediática es brevísima" y "las cosas más horribles" que se hayan dicho, se olvidan dos días después.

Eco es una buena prueba de que los libros tienen futuro y te pueden hacer rico incluso. Como novelista, se hizo mundialmente famoso con "El nombre de la rosa", publicada en 1981, y a partir de entonces cada libro suyo es un acontecimiento cultural, especialmente si son novelas.

"Soy optimista porque tengo una estupenda situación económica gracias a la venta de mis libros", decía hoy el escritor, que acaba de publicar en España "Decir casi lo mismo" (Lumen), un ensayo sobre los problemas de la traducción.

Lo único de malo que tiene leer en la pantalla del ordenador "es que hay que hacerlo muy deprisa y eso es peligroso; puede dar conjuntivitis", señalaba.

El próximo 13 de abril hay elecciones en Italia y las encuestas dan como ganador a la formación del conservador Silvio Berlusconi en la Cámara de Diputados, algo que no parece agradar a Umberto Eco.

"Si gana Berlusconi, Italia tiene lo que se merece", subrayó este semiólogo, que cuando se le preguntó si España también tenía lo que se merecía tras el triunfo del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que no lo sabía, pero que "está muy bien" que haya ganado.

En una sala del hotel Alhambra Palace, en la que García Lorca representó algunas de sus obras, Eco contó la anécdota de que cuando le dijo a un amigo suyo que venía a España, invitado por el Hay Festival, el otro le dijo: "Feliz tú, que vas a un país laico".

Y como buen laico, no quiso hablar del Papa, porque no es un tema que le interese y porque no desea que los periódicos se hagan eco de sus afirmaciones. Pero, eso sí; el Papa "tiene derecho a decir lo que quiera" y él, "como buen demócrata" defenderá siempre ese derecho.

Eco, Premio Príncipe de Asturias, reflexionará mañana con Jorge Lozano sobre "lo feo y lo falso", una cuestión de la que hace "3.000 años" que se está hablando y que él ha tratado en sendos libros: "Historia de la fealdad" e "Historia de la belleza".

"El problema de lo falso es una cuestión filosófica fundamental, porque lo falso está unido a la verdad", señalaba el autor de "Apocalípticos e integrados" o de "Los límites de la interpretación".

El término "apocalíptico" se lo aplicó Eco a su "gran amigo" George Steiner, el ensayista y crítico franco-estadounidense con el que el escritor italiano habla con frecuencia, aunque "raramente" está de acuerdo con él. "Se está convirtiendo un poco en apocalíptico", aseguró.

Umberto Eco se niega a decir qué libro tiene entre manos y afirma que, cuando le preguntan por ello, se inventa las respuestas y suelta las cosas más peregrinas.

Acaba de publicar su "Historia de la fealdad" y "Del árbol al laberinto", libro este último que tiene 600 páginas.