Público
Público

Unicaja, aliviada, duda de su fusión con Cajasol

Su presidente, Braulio Medel, defiende que Unicaja puede optar por "estrategias alternativas" a la fusión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hoy ha sido un mal día para el presidente andaluz, José Antonio Griñán. Primero, a media mañana, le comunicaron que Cajasur quedaba en manos de la BBK. Pillado a contrapié, se reunió de inmediato con su equipo más cercano para analizar las consecuencias de la crisis que se le venía encima y buscar argumentos para contrarrestar el fracaso de su gran apuesta económica, la creación de una gran caja andaluza en torno a Unicaja.

El Gobierno de Griñán niega que sea un fracaso político

Pero aun debía llegar un segundo golpe. Tras acordar que fuera su consejero de Economía, Antonio Ávila, el que saliera a salvar la cara de su Gobierno en una dura rueda de prensa convocada con urgencia para las 14:15, este justificó la gran implicación política de su Gobierno. 'El Gobierno andaluz ha hecho lo que tenía que hacer para trabajar para Andalucía', por lo que, dijo, 'no se puede hablar de fracaso'. Y, tras expresar su respeto a la decisión del Banco de España, volvió a renovar los votos del Ejecutivo de Griñán por lograr al menos una fusión entre Unicaja y Cajasol, aunque sea sin Cajasur ni Caja Granada.

Pero a esa misma hora, Braulio Medel, presidente de Unicaja, emitía un comunicado en el que, lejos de sentirse agraviado por haber perdido frente a la BBK, afirma que su entidad está mejor sin Cajasur, ya que su absorción hubiera supuesto 'un empeoramiento de los niveles de solvencia, morosidad, eficiencia y liquidez'. Y añadió que gracias a no verse maniatado por los costes que supondría afrontar el saneamiento de la cordobesa, 'la liberación de los recursos congelados para Cajasur' le permite 'garantizar una posición óptima para profundizar en el desarrollo de estrategias alternativas en el marco de la reforma del sistema financiero español'.

Para Griñán está claro. Esas estrategias se limitan a una, 'su integración' con Cajasol, dijo Ávila. Pero del comunicado de Unicaja se desprende que en esa operación, que cuenta con el apoyo del PP, IU, PA y los sindicatos, el Gobierno de Griñán tampoco tiene el éxito asegurado. En 'el marco de la reforma del sistema financiero', como dice Medel, Unicaja puede optar por 'estrategias alternativas' a su fusión con Cajasol, como dar entrada en su capital a inversores institucionales, establecer un SIP, convertirse en fundación propietaria de un banco, etcétera.