Público
Público

Unicaja exigió más garantías de las ofrecidas

Medel consideró que Unicaja asumía demasiado riesgo pese a los avales estatales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Unicaja, Braulio Medel, se reunió el viernes con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, y ahí murió definitivamente el intento de fusión con Caja Castilla La Mancha (CCM). En el encuentro se pusieron sobre la mesa todas las cifras y a Medel no le convencieron las cuentas de CCM ni las garantías que el supervisor estaba dispuesto a dar para que la absorción llegara a buen puerto y así lo planteó.

El Banco de España ofreció que el Fondo de Garantía de Depósitos prestara 500 millones a CCM y que el Estado otorgara avales por otros 900 millones. El último caramelo eran los 300 millones que CCM podía conseguir en plusvalías con la venta de algunos activos. Pero Medel no estaba convencido y contaba con el apoyo del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, quien prefiere una gran caja andaluza antes que arriesgar a Unicaja en una operación que no le aporta demasiado.

Medel pidió más garantías al gobernador, pero éste se negó y consideró que sería mejor salida una intervención que aceptar las condiciones exigidas por Unicaja, según fuentes conocedoras de la operación. 'Medel ha hecho lo que tenía que hacer', dijeron fuentes de la Junta de Andalucía, que apoyaron sin fisuras la decisión de Unicaja. El acuerdo y la unidad de acción entre la Consejería de Economía ha sido absoluto en todo momento. No existieron discrepancias entre Medel y el consejero de Economía y Hacienda, el socialista José Antonio Griñán, según fuentes conocedoras del asunto.

En términos políticos, el punto de inflexión se produjo el pasado miércoles en la sesión de control al Gobierno, cuando el líder del PP, Mariano Rajoy, inesperadamente, retó al jefe del Ejecutivo a que revelara la verdadera situación de CCM. Saltaron todas las alarmas.