Público
Público

Unicef-Alemania pierde el sello que la recomienda como institución seria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sección alemana de Unicef ha perdido el sello que la recomienda a posibles donantes como una institución seria, tras el escándalo desatado por presuntas irregularidades en las finanzas que llevaron a la dimisión de su presidenta, Heide Simonis, y el gerente Dietrich Garlich.

Así lo anunció hoy el Instituto Central Alemán de Asuntos Sociales (DZI) que explicó que había tomado la decisión tras estudiar la cuestión durante varias semanas.

El argumento oficial del DZI es que la sección alemana del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ocultó en sus balances anuales el haber pagado comisiones a personas encargadas de recolectar donativos.

A Unicef se le ha reprochado además el pago de altos honorarios a asesores exteriores y se ha criticado que el arquitecto encargado de hacer una remodelación de la sede de la organización en Colonia haya dirigido la construcción de una casa para Dietrich Garlich.

El Consejo Directivo de Unicef se ha defendido de la práctica de contratar asesores exteriores y ha subrayado que una auditoría determinó que en todos los casos los honorarios habían estado dentro de lo normal en el mercado y que la organización había recibido una contraprestación adecuada.

La misma auditoría estableció que Dietrich Garlich no había sacado ninguna ventaja personal al contratar privadamente al arquitecto y que los costos de la remodelación de la sede de Unicef no habían sido exagerados.

La primera en dimitir fue Simonis, antigua gobernadora del estado de Schleswig-Holstein, que dejó su cargo tras una confrontación con Garlich, quien recibió inicialmente el respaldo de los otros directivos.

Garlich quiso mantenerse en el cargo alegando que una dimisión podía ser interpretada como una aceptación de las acusaciones que se le hacían, pero a la postre tuvo que ceder a la presión de los donantes.