Público
Público

Una unidad militar se une al rescate de una mujer sepultada por un alud en Huesca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un unidad militar se ha integrado hoy en las labores de búsqueda de la montañera catalana de 34 años que quedó sepultada por un alud el pasado domingo, cuando realizaba un paseo por una de las laderas del pico Salvaguardia, en el término municipal pirenaico de Benasque (Huesca).

El contingente está formado por 26 efectivos procedentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con base en Zaragoza, que se han sumado a los más de treinta especialistas en montaña de la Guardia Civil que toman parte en la operación de rastreo, según informaron a Efe fuentes del operativo de rescate.

Además, participan en la operación seis perros especializados en el rastreo de personas desaparecidas bajo avalanchas, y el helicóptero del Cuerpo con base en la propia localidad de Benasque.

Las labores de rescate, de las que se han retirado hoy el personal voluntario, se ven dificultadas por el riesgo de aludes que persiste en la zona y el progresivo empeoramiento de las condiciones meteorológicas, que podrían obligar a la retirada del medio aéreo de apoyo.

La montañera, cuya desaparición fue comunicada a la Guardia Civil sobre las 13.45 horas del domingo por su marido, quien la acompañaba en el paseo, se vio sorprendida por un alud de unos 400 metros de frente que la arrastró hasta dejarla sepultada bajo un espeso manto de nieve.

Las fuentes citadas explicaron que las avalanchas que se han sucedido en la zona del suceso complican cada vez más los trabajos de rastreo, que se han efectuado hasta ahora con sondas.

Concluido ya el trabajo de rastreo con sondas en la zona de la avalancha, una lengua de nieve de cuatrocientos metros de frente y de casi un kilómetro de longitud, con espesores de más de 5 metros en los puntos más profundos, los responsables del operativo han decidido cambiar su táctica.

Los especialistas han optado por excavar zanjas en la lengua del alud para profundizar más en la nieve y tratar de localizar el cuerpo de la montañera desaparecida.

La estrategia consiste en excavar las zanjas cada vez más cerca unas de otras con el fin de posibilitar la localización de la montañera.