Público
Público

La universidad admite su propia ineficacia

El campus hace autocrítica pero reclama más dinero. El Ministerio busca la fórmula para financiar las facultades con incentivos. El objetivo es alcanzar una inversión del 1,5% del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A la universidad le ha llegado el momento de rendir cuentas a la sociedad. Rectores, profesores y políticos piden que el pacto educativo propuesto por el Gobierno ponga freno a la ineficacia social de la educación universitaria. Un sistema que ha propiciado que haya 400.000 parados con un título superior, que España sea el último de la UE en producción de patentes y que se desperdicie una inversión de 8.000 euros anuales por cada alumno repetidor (el 20% de los matriculados).

El debate proviene de la propia universidad. Tras la reforma de Bolonia, se pide resolver la financiación. Para algunos, como el presidente de la Crue (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas), Federico Gutiérrez Solana, se trata de equiparar la inversión a la media de la OCDE.

España estáa la cola de la UE en la producción de patentes

Pero para otros expertos como el ex rector de la Universidad del País Vasco, Pello Salaburu, el problema está en la falta de una selección de calidad de los gestores. '¿Acaso algunas de las 15 mejores universidades del mundo elige a sus rectores por sufragio universal?', lamentó Salaburu en la celebración el pasado jueves del décimo aniversario de la cátedra Unesco de Política Universitaria. La ex ministra de Educación, Mercedes Cabrera, acató la crítica y respondió: 'Como ministra nunca lo dije en público, pero ahora sí lo digo. No, ninguna de las mejores universidades elige así a su rector y hay que replantear' la profesionalización de la gestión.

Una oportunidad para analizar esas propuestas es el marco del pacto educativo, que en uno de sus puntos básicos establece la 'modernización e internacionalización de las universidades'.

El Consejo de Universidades lleva una legislatura debatiendo el nuevo modelo de financiación que será presentado antes de final de año. De momento, la meta de inversión que se estableció para 2015 se ha quedado corta. España se marcó como objetivo de inversión llegar al 1,5% del PIB en Educación Superior. Pero ya hay voces que exigen un 2% para equipararse a los países excelentes: EEUU, Canadá o Corea del Sur.

Cada alumnoque repite esun desperdicio de 8.000 euros anuales

Los ejemplos foráneos destapan los dos puntos débiles del sistema universitario español: la ineficiencia en la utilización de los recursos y la escasez de participación empresarial en el campus.

El profesor de Economía Aplicada de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan José Dolado, reclama soluciones que regeneren el equipo docente, como las jubilaciones o incluso un ERE (Expediente de Regulación de Empleo). Este profesor, que pertenece al consejo asesor que debate la financiación universitaria, afirma que el problema es la falta de calidad de los estudiantes y la falta de competencia entre las diferentes facultades.

Mercedes Cabrera critica que un rector se elija por sufragio universal

Como ejemplo a seguir propone la reforma universitaria que entrará en vigor en Finlandia el próximo 1 de enero. 'Las universidades se han fusionado buscando más eficacia. No tiene ningún sentido que cada comunidad autónoma cuente con un centro universitario que imparta las mismas titulaciones'. El proyecto finlandés establece una alianza entre 10 centros politécnicos que recibirán financiación según obtengan resultados en investigación y docencia. Para garantizar la buena gestión se han reformado los órganos directivos y se ha externalizado la gerencia. La mitad de los gestores no deben pertenecer al cuerpo académico de launiversidad.

La propuesta que defiende Dolado es una idea para acabar con la difusa separación de tareas del campus. El director de la cátedra Unesco, Francisco Michavila, lo ejemplifica así: 'Cuando cumplí 30 años obtuve mi cátedra y mis compañeros me dijeron: Ahora, a vivir, como si ya hubiera acabado mi tarea como docente y ya no tuviera que servir a la sociedad'.

Finlandia ha optado por externalizar la gestión para mejorar resultados

Muchas de las críticas pretenden ser subsanadas con la aplicación de las directrices de Bolonia: educación personalizada, más práctica, vinculada al mundo laboral y competencia entre facultades. 'Cuando se habla de vinculación de la empresa no significa que elijan qué títulos se deben enseñar sino que si una empresa se beneficia de personal formado en la universidad pública pague una especie de ecotasa', describe Michavila.

La atracción de capital privado para alcanzar la excelencia que introduzca a las universidades españolas en los ranking es la principal meta que afronta el pacto.